Siete hospitales de la Comunidad tendrán un centro de vacunación internacional

  • El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, presenta la red de centros de vacunación internacional
  •  Desde 2002 el hospital General de Valencia ha realizado más de 15.000 consejos a viajeros y ha suministrado alrededor de 45.000 vacunas

Hasta ahora la vacuna de la fiebre amarilla sólo se dispensaba en Sanidad Exterior, pero la Conselleria de Sanidad ha creado una red de centros de vacunación internacional que se extiende a través de siete hospitales: General de Valencia, La Fe, Alicante, Elche, Orihuela, Sagunto y Vinaroz.

Las vacuna de la fiebre amarilla, requieren de unas condiciones especiales para su conservación, pues debe conservarse estrictamente  la cadena de frío. Por ello, los centros dispondrán de medidas de seguridad para su correcta administración.

La vacuna contra la fiebre amarilla es obligatoria para viajar a algunos países de África, Sudamérica, Centroamérica y en el Caribe. Después de la vacunación, el centro da el certificado internacional de vacunación (tarjeta amarilla), que es válido desde los diez días hasta los diez años después de ser administrada.

Antes de viajar también es recomendable poner al día el calendario vacunal (difteria, tétanos, triple vírica, hepatitis B), e inmunizar contra infecciones actualmente poco frecuentes en nuestro medio como son la hepatitis A o la fiebre tifoidea. Las vacunas contra la rabia, el cólera o la encefalitis japonesa se administran con menos frecuencia, habitualmente para viajes de larga duración.

Viajes a destinos más exóticos

Los viajes que realizan los valencianos durante todo el año son, cada vez más, a destinos más exóticos y, además, muchos se los organizan ellos mismos. Los viajes multiaventura van teniendo más peso en la elección final, condición que repercute directamente en el ámbito sanitario. Cada uno de estos viajes entraña unos riesgos que se deben tener en cuenta cuando se planifican, ya que se pueden prevenir mediante unos consejos adecuados, vacunación y quimioprofilaxis.

Según datos de la Sección de Salud Internacional del General de Valencia, en los últimos años, destinos con alto riego para la adquisición de patologías importadas, como algunos países del subcontinente Indio, Sudeste Asiático o África Subsahariana, han sido los destinos más frecuentes, hasta en un 70% de los casos, elegidos por los viajeros de la Comunidad.

Esta situación también ha traído consigo la aparición de enfermedades erradicadas o inexistentes. Las unidades de salud internacional nacen de la necesidad de dar una respuesta a la atención multidisciplinar de esta patología importada, tanto en viajeros como en inmigrantes, pues es un problema de salud emergente.

Centro de referencia

Desde 2002 la Sección de Salud Internacional del General de Valencia es de referencia para la patología emergente importada en la Comunidad Valenciana. En ella se da consejo para el viaje integral e individualizado y se informa sobre cuáles son las vacunas, tanto obligatorias como recomendables, para viajar con tranquilidad por todo el mundo.

Desde su creación, se han realizado más de 15.000 consejos a viajeros que lo han requerido por motivos de turismo, trabajo o cooperación internacional. En estos  años también se han suministrado alrededor de 45.000 vacunas.

Enrique Ortega, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, destaca que “han aumentado en más de un 35% las personas que adquieren los billetes de avión por internet y planifican su estancia sin la colaboración de una agencia de viajes. Estos viajes suelen ser de una duración superior a las 3 semanas y pueden llevar consigo un incremento en el riesgo de adquisición de enfermedades”.

Los viajes por motivos comerciales y sobre todo los de cooperación también han ido incrementándose de forma muy llamativa en los últimos años, representando más de dos tercios de la demanda en determinados momentos. Esto ha dado lugar a que la actividad de atención al viajero del General de Valencia sea muy elevada en épocas del año que no se corresponden con las de mayor realización de viajes turísticos.

Además, existe un grupo de población especialmente susceptible para la adquisición de patología importada que son los llamados VFRs (visitors friends and relatives), es decir, inmigrantes asentados en nuestro país que vuelven a sus lugares de origen para visitar amigos y familiares.

Estas personas, en la mayoría de las ocasiones, no tienen la percepción de peligro necesaria para solicitar un consejo al viajero y esto, unido a las características propias de sus viajes, provoca un incremento en la frecuencia de necesidad de atención médica tras el viaje. “Un ejemplo claro de esta situación es que en los últimos 2 años del total de casos de malaria ingresados en nuestra unidad en más del 85% los pacientes eran de este tipo”, añade Ortega.

Puede descargarse esta información pulsando aquí

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *