Consejos para la enfermedad renal crónica

  • Por: Antonio Galán. Jefe del servicio de Nefrología
  • ¿Qué función tienen los riñones?, ¿Qué es la enfermedad renal crónica?, ¿Qué puede hacer si tiene riesgo elevado de enfermedad renal?

¿Qué función tienen los riñones?
Los riñones son dos órganos ubicados a ambos lados de la columna, en la zona lumbar. Están formados por muchas arterias, ya que una cuarta parte de la sangre de nuestro organismo pasa cada minuto por nuestros riñones, alrededor de 1 litro/minuto. Cada día los riñones filtran 180 litros, de los que se reabsorben una gran parte para formar finalmente unos 2 litros de orina al día.

Entre sus funciones destaca:
– Eliminar productos de desecho.
– Proporcionar un equilibrio adecuado de minerales y agua en la sangre.
– Producir hormonas para la formación de glóbulos rojos, regulación de  la tensión arterial y tener los huesos fuertes.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?
Cuando fallan los riñones, no pueden eliminar las sustancias de desecho como la urea y creatinina y se acumulan en la sangre. Se peden retener líquidos y aparecer hinchazón de piernas e hipertensión. Además, se puede producir anemia por falta de glóbulos rojos y huesos débiles

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer enfermedad renal crónica?
Aquellos que padecen hipertensión, diabetes, mayores de 65 años, enfermedad renal previa o antecedentes familiares de enfermedad renal y pacientes con otros factores de riesgo cardiovascular.

¿Qué puede hacer si tiene riesgo elevado de enfermedad renal?
Coméntelo con su médico de cabecera por si fuera oportuno estimar la función de sus riñones o determinar la pérdida de proteínas en la orina con una analítica. Vigile su tensión arterial.

Prevenga la aparición de la enfermedad renal cuando tenga riesgo elevado de padecerla:
– Si es diabético, siga el tratamiento prescrito por su médico para el adecuado control de la glucemia.
– Si es hipertenso, siga el tratamiento prescrito por su médico y mantenga controlada la tensión arterial.
– Si tiene sobrepeso, haga una dieta saludable y baje peso.
– Mejor hervir y asar que freír.
– Haga ejercicio aeróbico, pasee, nade o utilice la bicicleta.
– Deje de fumar.
– Evite los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno.
– En la dieta limite la ingesta de sal y de proteínas.
– No beba alcohol.

… Y si ya tiene insuficiencia renal
Probablemente tiene, además, otras enfermedades que pueden influir en la progresión de la enfermedad renal y es importante que se trate y mantenga controlada la hipertensión y la diabetes.

Además, usted tiene más riesgo de padecer una enfermedad cardiaca y debe controlar el colesterol en sangre.

Los consejos de estilo de vida y alimentación comentados se deberían seguir aún con más empeño en este caso.

Cuando la enfermedad renal progresa
Puede aparecer anemia que precise tratamiento con inyecciones de eritropoyetina y pastillas de hierro.

Es frecuente el déficit de vitamina D que precisa reposición controlada de la misma. Por otra parte, se puede acumular el fósforo, que precisa restricción de leche, derivados lácteos, nueces, colas, legumbres y guisantes en la dieta. Además, a menudo es necesario emplear tratamiento con fármacos captores del fósforo que impiden su absorción en el intestino.

Cuando la insuficiencia renal es importante hay que limitar la ingesta proteínas con cuidado para evitar la desnutrición –pida consejo de un dietista o del médico–.

En la enfermedad renal crónica avanzada puede aumentar el potasio más aún si se toman ciertas medicaciones para la tensión o para orinar. Por eso es muy importante que revise toda la medicación que toma con el médico. En los casos de potasio alto hay que evitar las frutas, zumos y frutos secos. Hervir dos veces las verduras cambiando el agua y dejar a remojo las patatas.

La sal contribuye a tener la tensión alta y a la retención de líquidos, por lo que hay que restringir su uso al máximo en la cocina y en la mesa. Evitar la comida congelada, de lata y los sustitutos de la sal porque contienen potasio.

La enfermedad renal puede empeorar con algunos fármacos que ya hemos comentado. Siempre debe advertir al médico su enfermedad por si hubiera que ajustar la dosis de un antibiótico o de otro medicamento.

Evitar la administración de contraste radiológico. No utilizar los enemas de fosfosoda para la preparación de la colonoscopia.

Si tiene diarrea o vómitos importantes acuda a su médico porque puede empeorar la función de sus riñones y requerir ajustes en la dosis de sus fármacos para la tensión.

En conclusión, si tiene enfermedad renal crónica: dígalo y pregunte. Usted puede contribuir a mantenerla más tiempo controlada sin que progrese. Lleve una vida saludable, pierda peso, haga ejercicio, no fume ni beba alcohol y consulte a su médico para controlar la glucosa y la tensión.

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago
  2. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *