El Hospital General acoge la XV Jornada de la Sociedad Valenciana de Medicina Nuclear

El Hospital General acoge la XV Jornada de la Sociedad Valenciana de Medicina Nuclear
  • La PET es la tecnología de medicina nuclear con mayor proyección de futuro y que mayor impacto clínico tendrá en el manejo de los pacientes oncológicos
  • La respuesta a la terapia oncológica supone un 19% de las indicaciones de los estudios PET/TC
  • Estas técnicas pueden detectar anomalías de forma más rápida que con otras pruebas, mejorando la exactitud del tratamiento y disminuyendo los efectos secundarios


El Hospital General de Valencia ha acogido la XV Jornada de la Sociedad Valenciana de Medicina Nuclear, organizada por el servicio de Medicina Nuclear-ERESA del Hospital General de Valencia.

La jornada la ha inaugurado Sergio Blasco, director gerente del departamento Valencia-Hospital General, y Francesca Pons, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular, y ha reunido a una centena de expertos que han debatido sobre el creciente interés de las técnicas de la especialidad en los campos de la oncología, cardiología y neurología.
La ponencia central ha versado sobre la utilización de la PET-TC en la valoración de la respuesta al tratamiento. Según ha explicado José Ferrer, jefe del servicio de Medicina Nuclear-ERESA del General de Valencia, “en cualquier enfermedad la función se altera antes que la forma. Así pues, con la introducción de la imagen molecular funcional, proporcionada por la Medicina Nuclear, sabemos antes si un tratamiento está siendo o no efectivo”.
Esta tecnología ayuda a detectar la enfermedad con mayor rapidez, al mismo tiempo que “supone un gran beneficio para el paciente y un ahorro de recursos porque se puede cambiar rápidamente a un tratamiento alternativo si este no es eficaz”, añade Ferrer.
La Medicina Nuclear es funcional, no invasiva, y su campo de aplicación abarca la práctica totalidad del organismo. El nivel de irradiación (tanto para el paciente como para el personal) es bajo y sin efectos secundarios.
Además, cada vez es mayor el número de técnicas de Medicina Nuclear que se puede utilizar tanto para el diagnóstico como para el
tratamiento de diversas enfermedades.
José Ramón García, jefe de la Unidad PET de Esplugues de CETIR, ha destacado que la respuesta a la terapia oncológica “supone actualmente un 19% de las indicaciones de los estudios PET/TC. Por ello, representa una herramienta eficaz en el manejo de la terapia oncológica, necesaria ante la diversidad de opciones terapéuticas que disponemos en el momento actual”.
En estos casos, las células oncológicas consumen más glucosa porque están creciendo más deprisa, por lo que si a un paciente se le da glucosa marcada, se puede determinar dónde hay un mayor crecimiento celular. “Esta es la información que da el metabolismo incluso antes de que se puedan detectar cambios en la forma del órgano afectado”, añade García.
Por su parte, la presidenta de sociedad ha destacado que la Medicina Nuclear “es una de las especialidades médicas con mayores posibilidades de desarrollo y España está entre los países de primer nivel de la Unión Europea. En este momento la PET es la tecnología de Medicina Nuclear con mayor proyección de futuro y cuyo mayor impacto clínico será en el manejo de los pacientes oncológicos”.
En la jornada también se ha incidido en los nuevos radiofármacos que se van a emplear en el siglo XXI y que representarán procesos claves en la oncogénesis (formación de los tumores), como el estudio directo del ADN.
La Medicina Nuclear en los medios de comunicación
Durante la jornada, periodistas expertos en salud han expuesto el tratamiento que se hace en los medios de comunicación sobre este tema que muchas veces genera cierto desasosiego en la población por el desconocimiento que se tiene o por el respeto a la palabra “nuclear”.
Medicina Nuclear: el futuro
Las enfermedades más prevalentes en la sociedad actual pueden ser detectadas de forma precoz con técnicas de Medicina Nuclear, entre ellas las enfermedades oncológicas (prácticamente todos los tipos de cánceres), las cardiovasculares (infartos de miocardio, anginas de pecho) y las neurológicas (demencias, Alzheimer, parkinson).
En los últimos años, la aparición de la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), ha supuesto una auténtica revolución en el campo del diagnóstico.
La posibilidad actual de utilizar equipos híbridos PET-TAC permite obtener simultáneamente mediante una única exploración la información anatómica del TAC (Tomografía Axial Computarizada) y la funcional de la PET (Tomografía por Emisión de Positrones), lo que permite un diagnóstico más exhaustivo y localizado.
Con esta técnica se puede obtener simultáneamente una imagen de la anatomía interna que muestre la localización, la forma y el tamaño de los tumores y, además, los cambios en su funcionamiento.
Además, la confluencia con la biomedicina y el desarrollo de nuevas gammacámaras y equipos híbridos que permiten diagnosticar lesiones cada vez de menor tamaño en menor tiempo otorgan a las técnicas de la Medicina Nuclear un mayor papel en el campo de la investigación.

Puede descargarse esta información pulsando aquí

 

Comparte la noticia
Comments
  1. 2 años ago
  2. 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *