¿Cuánto monóxido de carbono suelto al espirar tras fumar? El Hospital General celebra el Día Mundial sin Tabaco

¿Cuánto monóxido de carbono suelto al espirar tras fumar? El Hospital General celebra el Día Mundial sin Tabaco
  • Durante la mañana de hoy pacientes y usuarios del hospital han podido conocer cuánto monóxido de carbono almacenan en sus pulmones por fumar a través de la técnica de cooximetría.
  • Los fumadores que consumen unos 24 cigarrillos diarios dan una media de 28 partes por millón medida a través de la cooximetría.
  • La Equipo de Coordinación de Atención al Tabaquismo del Departamento Valencia-Hospital General ha atendido en el último año a más 2054 pacientes fumadores. El 82 por cien la recibió en su mismo centro de salud y el resto fue derivado a la Unidades de Conductas Adictivas o a la Unidad de Tabaquismo del Departamento.

El Hospital General se ha sumado hoy a las celebraciones del Día Mundial sin Tabaco. La Asamblea Mundial de la Salud instituyó esta celebración en 1987 y desde entonces profesionales sanitarios de todo el mundo trabajan para dar a conocer a la población cuáles son los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud al tiempo que fomentan políticas eficaces para reducir el tabaquismo.

El consumo de tabaco es la segunda causa mundial de muerte, tras la hipertensión, y es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Por ello esta jornada ofrece una oportunidad para destacar los mensajes concretos relacionados con el consumo de tabaco, considerado ya como una epidemia mundial.

Para dar a conocer estos mensajes se ha instalado hoy una mesa informativa en los jardines del aulario del hospital, organizada por el Centro de Salud Pública del Departamento Valencia-Hospital General, en la que profesionales del Departamento han ofrecido durante la mañana consejos e información sobre los efectos del tabaquismo, al tiempo que han practicado mediciones de la cantidad de monóxido de carbono que espiran los fumadores, a partir de la técnica de cooximetría, que permite conocer las partes por millón de este tóxico.

Con este jornada se pretende animar a los fumadores a abandonar este hábito perjudicial para la salud al tiempo que se les ofrece información de cómo se sigue el Protocolo de Atención al Tabaquismo del departamento.

Atención al Tabaquismo en el Departamento Valencia-Hospital General
Este departamento de salud es el único de la Comunidad Valenciana que dispone de un Protocolo de Atención al Tabaquismo.
En el protocolo se han integrado los tres niveles de intervención en tabaquismo -breve, intensiva y especializada- con los elementos de actividad asistencial: consulta a demanda y programada de los centros de salud y las consultas de las Unidades de Conductas Adictivas (UCA) y Unidad del Tabaquismo del Departamento.
Los objetivos de este protocolo son:
  • Normalizar la oferta del tratamiento del tabaquismo de una forma integrada en la práctica asistencial  diaria de todos los profesionales sanitarios, especialmente los de atención primaria
  • Asegurar que cada fumador recibe la intervención más adecuada en el lugar y en el momento más oportuno
  • Aumentar la calidad de vida de la población con la disminución la morbi-mortalidad provocada tanto por el tabaquismo activo como pasivo
En todos los centros de salud del departamento se ofrece ayuda para dejar de fumar en los formatos breve e intensivo. Esta ayuda surge de la interacción del trabajo de los médicos y profesionales de enfermería, donde es destacable el importante papel de éstos últimos en ayudar a los fumadores a adquirir habilidades y estrategias para que aprendan a enfrentarse a la vida sin la necesidad de fumar.
Para facilitar la implantación del protocolo, se han hecho 45 sesiones clínicas en los centros de salud y 29 talleres para formar a todos los profesionales sanitarios de atención primaria del departamento.
En el 2010, en los distintos centros de salud del departamento, 2054 pacientes fumadores han recibido ayuda para dejar de fumar; el 82 por cien la recibió en su mismo centro de salud y el resto fue derivado, por ser fumadores con determinadas características, a intervenciones especializadas, bien en las UCA o bien a la Unidad de Tabaquismo. Esta cifra supone un 70 por cien más de pacientes que han recibido ayuda para dejar de fumar que en el año 2009.
La aplicación de este protocolo facilita la accesibilidad de los pacientes y permite el seguimiento de todo el tratamiento. De esta forma no se ven obligados a desplazarse a otro lugar para recibir ayuda y evita que muchos pacientes abandonen el tratamiento ya que al esfuerzo que supone dejar de fumar le tendrían que añadir el esfuerzo del desplazamiento y el tiempo que invierten.
Desde enero de 2011 ha subido la demanda de ayuda para dejar de fumar en un 15 por cien motivado en parte por el avance de la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo. Los pacientes fumadores que acuden a dejar de fumar ven como una ayuda la prohibición de fumar en la hostelería ya que les facilita dar el paso para dejar de fumar y sobre todo evita en gran medida la recaída.
La recaída es un hecho habitual en el proceso de abandono del tabaquismo. No hay que olvidar, señala Javier Mataix, responsable del Protocolo de Atención al Tabaquismo en el Departamento Valencia-Hospital General, “que estamos ante una enfermedad crónica. En algunas ocasiones, cada intento de abandono acerca al paciente fumador al intento definitivo y los intentos de abandono hay que verlos como pasos previos necesarios para conseguir la abstinencia completa. En cada intento de abandono se aprenden nuevas habilidades para manejar el deseo de fumar y así aprender a vivir la vida sin la necesidad de fumar”.
Datos de los pacientes atendidos en la Unidad de Tabaquismo
En 2010 el 53 por cien de los pacientes atendidos han sido hombres, con una media de edad de 51 años y fumadores desde los 16 años. Fuman una media de 24 cigarrillos al día y tienen una dependencia entre moderada y alta. Cuando acuden a la consulta han hecho ya una media de dos intentos previos de abandono y dan una media de monóxido de carbono de 28 ppm (partes por millón) medida a través de la cooximetría.
De enero a mayo de 2011 el 55 por cien de los pacientes atendidos han sido hombres, con una media de edad de 49 años y empezaron a fumar a los 17 años. Fuman una media de 24 cigarrillos al día (hombres 25 cigarrillos al día y mujeres 22 al día), tienen una dependencia moderada-alta siendo las mujeres algo más dependientes que los hombres y una motivación moderada para dejar de fumar moderada, estando las mujeres menos motivadas para hacerlo.
Cuando acuden a la consulta han hecho ya una media de dos intentos previos de abandono. Dan una media de monóxido de carbono de 28 ppm (partes por millón) medida a través de la cooximetría. A pesar de fumar menos cantidad de cigarrillos, las mujeres dan niveles algo superiores en la cooximetría que los hombres; esto indica que las mujeres tienen un patrón de consumo diferente donde dan mayor número de caladas y estas son más profundas que en los hombres, es decir, apuran más el cigarrillo.
Las mujeres que han acudido a la Unidad de Tabaquismo en lo que llevamos de año, tienen una media de 47 años -en años anteriores era de 50-, fuma la misma cantidad de cigarrillos -22-, empezaron a fumar a los 19 años -algo más tarde que en años anteriores que fue a los 18 años-, son algo más dependientes a la nicotina y se sienten algo menos motivadas para dejar de fumar. Han hecho una media de dos intentos de abandono previamente. Llama la atención que a pesar de fumar la misma cantidad de cigarrillos que en años anteriores dan valores más elevados en la cooximetría, lo que traduce un patrón de consumo diferente, donde se da mayor número de caladas a los cigarrillos y estas son más profundas -a mayor cantidad de monóxido de carbono, mayor probabilidad de desarrollar enfermedades relacionadas con el tabaquismo-.
En cuanto a los hombres que han acudido a la Unidad de Tabaquismo en comparación con años anteriores, tienen la misma edad -52 años-, empezaron a fumar a los 16 años, fuma la misma cantidad de cigarrillos -25- es algo menos dependiente a la nicotina y se siente algo más motivado para dejar de fumar. Han hecho una media de dos intentos de abandono previamente. Los niveles de monóxido de carbono son similares, por lo que mantienen el mismo patrón de consumo.

Puede descargarse esta información pulsando aquí

 

Comparte la noticia
Comments
  1. 2 años ago
  2. 2 años ago
  3. 2 años ago
  4. 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *