Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar, recomendaciones a la infancia desde la consulta de atención primaria

  • Javier Soriano Faura. Pediatra del centro de salud de Fuensanta.
  • En la infancia y la adolescencia constituye un hábito saludable el establecimiento de medidas sensatas de fotoprotección dirigidas a la prevención del cáncer de piel, quemaduras solares y otras lesiones.

En la infancia y la adolescencia constituye un hábito saludable el establecimiento de medidas sensatas de fotoprotección dirigidas a la prevención del cáncer de piel, quemaduras solares y otras lesiones. Por otro lado, hay que tener presente que evitar del sol en exceso puede conducir a estados carenciales de vitamina D y a otros trastornos menos estudiados. Por lo tanto, el objetivo preventivo es alcanzar un balance correcto entre la potencialmente peligrosa exposición cutánea a los rayos ultravioleta y la necesaria dosis de radiación solar.

En este sentido y, aun teniendo en cuenta la situación relativamente favorable de España respecto a otros países en relación a la incidencia de melanomas y otros tumores cutáneos en nuestra población, sugerimos las siguientes recomendaciones para llevar a cabo por parte de los profesionales de Atención Primaria, advirtiendo que deben modularse en función del fototipo cutáneo.

Recomendación
A. Dar consejo para evitar la exposición excesiva al sol, sin que suponga la disminución del tiempo de estancia en espacios al aire libre ni un mínimo de exposición sin barreras en las horas centrales (radiación UVB), y recomendar el empleo de cremas solares, especialmente a los padres con hijos menores de 3 años de edad y a los adolescentes, en las visitas realizadas en primavera y verano.

– Medidas generales de prevención:
1. Evitar la exposición excesiva al sol:
•  Evitar la exposición prolongada, especialmente en las horas centrales del día.
• Buscar sitios con sombra.
2. Utilizar ropa que cubra la piel (camiseta con mangas y pantalones de tipo bermudas), sombrero con algo de ala y gafas con filtro UVA y UVB.
3.  Emplear cremas protectoras con factor de protección solar 15 o superior, pero no como única medida de fotoprotección. Las cremas solares deben ser resistentes al agua y cubrir el espectro UVA y UVB. En los menores de 6 meses de edad, si es inevitable la exposición solar prolongada, también puede utilizarse crema protectora sobre la piel no cubierta.

– Se tendrá muy especialmente en cuenta el tipo de piel y otros condicionantes de fotosensibilidad, junto con el índice UV, a la hora de especificar la clase y la intensidad de las medidas de fotoprotección (tablas 1 y 2).

B. Colaborar en campañas escolares y comunitarias que promuevan la prevención de la exposición excesiva a la radiación UV en la infancia y la adolescencia.

Bibliografía :
Merino Moína, M. Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar. .
Recomendación. En Recomendaciones PrevInfad / PAPPS [en línea]. Actualizado abril de 2005. [consultado02-06-2011]. Disponible en http://www.aepap.org/previnfad/rec_melanoma.htm

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago
  2. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *