El Hospital General presenta el balance de su iniciativa: la Unidad de Cuidados Continuos

  • El cambio de una zona de hospitalización convencional a una unidad con procesos y tratamientos específicos ha generado un importante beneficio social y reducción de costes.
  • Un equipo multidisciplinar, formado por expertos en atención pluripatológica y cuidados paliativos, en combinación con un incremento de procesos de atención en enfermería, ha mostrado unos beneficios sociales contrastados al cambiar el uso de una hospitalización tradicional.
  • Este cambio no solo genera beneficio en lo social sino que ha confirmado una reducción de gasto del 21% con respecto al coste del paciente ingresado en planta convencional.

El Hospital General ha presentado el primer informe de actividad de la Unidad de Cuidados Continuos (UCC) desde su creación el pasado mes de octubre. Los datos de este balance recogen el número de pacientes atendidos desde noviembre de 2010 a agosto de 2011, así como los resultados de la evaluación del proceso clínico asistencial implantado. La unidad cuenta con 15 camas y durante este periodo se han atendido a 261 pacientes.

Esta primera evaluación de funcionamiento de la Unidad de Cuidados Continuos ha mostrado la eficiencia del servicio al aglutinar, en un mismo equipo altamente cohesionado, a un grupo de profesionales en donde la presencia de enfermería se ha incrementado con respecto a una unidad de cuidados convencionales y los médicos son expertos en la atención de pluripatologías en combinación con los cuidados paliativos.

Los beneficios constatados son:

  1. Los de orden social, al posibilitar la atención integral en los casos de pacientes mayores con varias enfermedades, donde se incluye una mayor comunicación con el familiar o cuidador principal, que habitualmente acompaña a este tipo de pacientes.
  2. Los familiares de estos pacientes han obtenido mejor confortabilidad en el seguimiento de su familiar ingresado al no tener que trasladarse a otro hospital y gozar de un continuo asistencial.
  3. Se ha generado una comunicación interprofesional fluida entre médico de atención primaria y médicos de la UCC.
  4. Se ha confirmado un coste menor, en comparación con el coste medio de estancia en una planta de medicina convencional, al mostrar una reducción del 21,45 % del mismo.

Su creación y apertura forma parte del Proyecto Homero, iniciado en 2010 y que nació tras el análisis de la situación creada con el nuevo mapa sanitario de la Comunidad Valenciana, al aperturarse el Hospital de Manises. El objetivo general de este proyecto es el desarrollo más eficiente de los servicios que ofrece el departamento de salud Valencia-Hospital General.

La nueva área se destina a la atención de personas mayores en nuestro departamento, que representa un grupo muy especial, por su vulnerabilidad, su patrón de consumo de recursos, la frecuencia de comorbilidad y los problemas asociados, en su mayoría de carácter social, este tipo de pacientes requiere una atención multidisciplinar.

De hecho, según el Ministerio de Sanidad, el 2,8 por cien de las personas entre 65 y 74 años presentan problemas o enfermedades crónicas. Este porcentaje se eleva con los mayores de 75 años hasta el 3,23 por cien.

Datos de la Unidad de Cuidados Continuos
La Unidad de Cuidados Continuos se crea para la atención integral de pacientes pluripatológicos que recoge los procesos más frecuentes de Medicina Interna y de la Unidad Médica de Corta Estancia (UMCE). Estos pacientes anteriormente se encontraban ingresados en plantas de hospitalización convencionales o eran derivados a Hospitales de Crónicos y larga Estancia. Este proyecto incorporaba como objetivo, además de incrementar la efectividad del servicio, evitar en torno a las 1.800 estancias hospitalarias innecesarias, cifra que se ha superado ya que hemos tenido 2.874 estancias, en 10 meses.

Para asegurar el óptimo funcionamiento del área ha sido indispensable poner en marcha un sistema de organización asistencial que ha permitido la simultaneidad los procesos siguientes:

  • Definición adecuada de los pacientes, siguiendo los protocolos establecidos.
  • Protocolización y definición rigurosa de las líneas de responsabilidad.
  • Interconexión entre los distintos niveles asistenciales: atención primaria, atención especializada, hospital y unidad de hospitalización domiciliaria.
  • Definición de protocolos de acogida, ingreso, atención y seguridad.
  • Diseño y promoción de la figura del gestor de casos, cuya función es realizar el seguimiento clínico del paciente durante su ingreso y centralizar las interconsultas durante su hospitalización.
  • Estandarización del proceso de alta.
  • Definición de indicadores de calidad que permitan el seguimiento y evaluación del área.

La tipología de pacientes son personas, principalmente mayores, con enfermedades crónicas e incapacidad funcional progresiva. O pacientes que después de un episodio agudo presentan disminución de sus capacidades funcionales y precisan cuidados con el fin de recuperar en lo posible estas funciones y reintegrarse en su medio. También pacientes con enfermedades, especialmente neoplásicas, en situación clínica de enfermedad terminal y que precisan cuidados paliativos.

Todo este proceso de cambio ha supuesto una reestructuración tanto a las instalaciones como de la concentración de las estructuras técnicas y de los recursos tecnológicos, circuitos asistenciales, familiares y de aprovisionamiento plenamente diferenciados.

Puede descargar esta información pinchando aquí.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *