El Hospital General realiza cirugía de la vesícula biliar sin ingreso

El Hospital General realiza cirugía de la vesícula biliar sin ingreso
  • Se extirpa la vesícula biliar o el apéndice por vía laparoscópica sin necesidad de hospitalización
  • El Servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria puede alcanzar una media de más de 6 intervenciones quirúrgicas de este tipo cada mañana
En los últimos años, el Hospital General Universitario de Valencia ha potenciado la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) o cirugía sin ingreso por los numerosos beneficios que tiene para el paciente. Tanto es así, que ha implantado un programa de cirugía laparoscópica de la vesícula biliar sin necesidad de que el paciente ingrese en el hospital.
De este modo, el paciente es recibido por la mañana por un equipo experto en cirugía laparoscópica –que es más rápida y menos traumática–, se le extirpa la vesícula y pasa la tarde en el hospital de día médico-quirúrgico. El alta se le da después de que el cirujano y el equipo de enfermería de esta unidad comprueben que todo ha ido bien y que el paciente ya ingiere líquidos y puede deambular con normalidad. Una vez en casa, todos los pacientes cuentan con un número de teléfono del equipo quirúrgico de guardia, lo que permite que pueda recuperarse con total seguridad.
Cristóbal Zaragoza, jefe del Servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria, explica que este programa de colecistectomía laparoscópica ambulatoria “es la mejor alternativa para el tratamiento de la colelitiasis sintomática no complicada, pues tiene la misma efectividad que la que se hace con hospitalización tradicional, pero con mayores ventajas médicas, sociales y económicas”.
Esta cirugía se realiza a través de pequeñas incisiones en el abdomen y una microcámara de video que envía una imagen ampliada del interior del cuerpo a un monitor. No requiere, por tanto, un corte amplio en la pared abdominal, como en la cirugía abierta, por lo que disminuyen las complicaciones propias del acceso parietal y repercute en mayor satisfacción del paciente, ya que también se evita las grandes cicatrices.
Al haber menor trauma quirúrgico, también hay menor dolor postoperatorio. Además, se altera mínimamente la vida del paciente y de sus familiares, al recuperarse en su domicilio, y puede volver a trabajar cuanto antes porque también se reducen los tiempos de recuperación y, por tanto, la incapacidad laboral.
La mayoría de pacientes que tienen piedras en la vesícula biliar que producen síntomas prefieren la cirugía laparoscópica a la cirugía abierta. “Existen pocos centros hospitalarios en los que se practique esta técnica quirúrgica sin necesidad de ingreso. Nosotros hemos apostado por esta forma de proceder porque se evita las complicaciones propias e inherentes a la hospitalización, como podría ser una infección hospitalaria, y estamos teniendo unos resultados excelentes en los pacientes que ya hemos operado”, añade Zaragoza.
Ahorro de la cirugía ambulatoria
Esta técnica quirúrgica practicada sin ingreso requiere menor tiempo de intervención, se reducen las complicaciones que pueden darse con la hospitalización, se gana en eficiencia de los quirófanos y también supone un mayor ahorro económico porque, como mínimo, se reduce un día de estancia hospitalaria (un día en una sala normal tiene un coste aproximado de 400 euros por paciente).
El jefe del Servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria destaca que en este tipo de servicios asistenciales hospitalarios se gana en eficiencia, “ya que podemos llegar a alcanzar una media de intervenciones quirúrgicas superior a 6 pacientes por quirófano por jornada laboral de 8:00 a 15:00 horas, lo que nos hace ser de los más competitivos en la Comunidad Valenciana”.

Puede descargarse esta información pulsando aquí

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago
  2. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *