El General de Valencia ofrece consejos para comer de forma saludable el Día Nacional de la Nutrición

El General de Valencia ofrece consejos para comer de forma saludable el Día Nacional de la Nutrición
  • La obesidad es más frecuente en los niños que no desayunan, comen en casa y tienen una vida más sedentaria
  • El exceso de peso explicaría el 44 % de los casos de diabetes, el 23 % de los de cardiopatía isquémica y entre el 7 y el 41 % de algunos tipos de cáncer
  • 2,8 millones de adultos al año mueren a consecuencia de las enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad

Con el lema “Enseñar a comer es enseñar a crecer” se celebra el 28 de mayo el Día Nacional de la Nutrición, organizado por la FESNAD (Federación de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética).

El Hospital General de Valencia vuelve a sumarse a las celebraciones de este día. Así pues, especialistas en Dietética y Nutrición ofrecerán mañana consejos e información a los pacientes y usuarios del hospital sobre cuáles son los hábitos más saludables en alimentación y sobre la importancia de la actividad física.

El objetivo es dar a conocer en qué medida una alimentación incorrecta unida al sedentarismo pueden provocar enfermedades crónicas. Además, este año se quiere resaltar la relevancia que tienen los mayores en la transmisión y protección de la cultura alimentaria en general y de la dieta mediterránea en particular.

“Es importante considerar a nuestros mayores como protectores y transmisores de la cultura alimentaria, ya que ’enseñar a comer es enseñar a crecer’  y yo añadiría que a vivir”, comenta Carlos Sánchez, jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición.

El exceso de peso es el origen de gran parte de enfermedades crónicas, tanto que actualmente es el quinto factor de riesgo de defunción, ya que 2,8 millones de adultos al año mueren a consecuencia de las enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Además, según este experto, “ese exceso de peso explicaría el 44 % de los casos de diabetes, el 23 % de los de cardiopatía isquémica y entre el 7 y el 41 % de algunos tipos de cáncer”.

España y el sobrepeso
España se encuentra a la cabeza de Europa en sobrepeso infantil y el reciente estudio ALADIN, realizado por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), ha puesto de manifiesto que el 44,5 % de los niños entre 4 y 11 años padece obesidad, que es más frecuente en aquellos que no desayunan, comen en casa y tienen una vida más sedentaria.

“Es evidente que tanto los cambios alimentarios como el descenso de la actividad física impuestos por los nuevos roles sociales han sido determinantes de este espectacular y alarmante dato”, añade Sánchez.

Hábitos alimentarios
Los hábitos alimentarios, entendidos como la forma específica de cómo se ingieren los alimentos dentro de un determinado patrón dietético, son fundamentales en la prevención de las enfermedades crónicas. Estos hábitos, adquiridos en la infancia, se mantienen en la edad adulta de tal manera que, si se educa a los niños a conductas saludables, es muy probable que los mantengan a lo largo de su vida.

La alimentación española de los años 60 cumplía con los objetivos nutricionales actualmente recomendados, pero en los últimos 40 años se ha hecho más grasa, más dulce y más salada, además de más hipercalórica.

Según la encuesta nacional de ingesta dietética española (ENIDE, 2011), las personas de mayor edad tienen hábitos alimenticios más saludables: ingieren más fruta, vegetales, pescados y menos carnes rojas, bollería y refrescos. La gente joven ha adquirido nuevas costumbres y hábitos alimenticios menos saludables y ajenos a la cultura culinaria tradicional.

Así mismo, en una encuesta reciente de la FESNAD sobre hábitos alimenticios en mayores de 60 años, la mayoría de ellos considera su dieta más sana que la de sus nietos, preparan su comida “habitual” los días que estos se quedan a comer o cenar, toman fruta de postre y no les cambian la comida aunque no les guste para que aprendan a comer de todo.

La educación alimentaria se consigue a través de:

  • Elaborar menús para que entiendan por qué unos días comen lo que les gusta y otros no.
  • Participar en la compra para que vean que todos los alimentos son importantes.
  • Que entren en la cocina para que valoren lo que comen.
  • Recuperar la comida en familia (sin televisión).
  • Hablar de la cultura gastronómica propia (origen de recetas tradicionales).
  • Entender la hora de la comida como un momento de pausa y de paz.
  • Dar ejemplo con lo que se come.
  • Descubrir cada día nuevos sabores y texturas para mejorar su empatía con los alimentos.
  • No dejar que piquen antes de comer.
  • Guardar los dulces, chocolates, etcétera y tomarlos sólo de vez en cuando.
  • Comer con agua.
  • Hacer que cada día prueben un alimento nuevo o que les guste poco.

Puede descargarse esta información pulsando aquí

 

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *