Especialistas del Hospital General premiados por un trabajo basado en la “doble diabetes”

  • El trabajo ha sido premiado por la Sociedad Española de Medicina Interna.
  • En este momento es difícil reconocer si la «doble diabetes» es realmente una forma emergente de diabetes o si simplemente refleja el progresivo incremento de la obesidad en nuestra población.
Juan Carlos Ferrer, endocrinólogo a cargo de la Unidad de Diabetes y Marco Fernández, residente de Medicina Interna, ambos pertenecientes al área de Gestión Clínica de Atención Integral, han recibido el premio al mejor caso clínico presentado en la VII Reunión Nacional de Diabetes y Obesidad, de la Sociedad Española de Medicina Interna.
El trabajo galardonado presenta el debate sobre la clasificación de los pacientes diagnosticados de diabetes. En la actualidad se clasifican por grupos con la diabetes tipo 1 –la que aparece en edades más tempranas-  y la diabetes tipo 2 –la que aparece en personas mayores-, pero esta clasificación está experimentando variaciones al aparecer casos de pacientes que presentan características clínicas de ambos tipos
A la presencia simultánea de ambas diabetes se le ha llamado «doble diabetes». Este estudio recoge, además, datos sobre el extraordinario incremento de la obesidad que conlleva la aparición de diabetes tipo 2 cada vez en personas más jóvenes, mientras que la diabetes tipo 1 se está diagnosticando también en personas mayores. Se modifica pues el patrón estereotipo con la obesidad como factor fundamental.
Precisamente la elevada tasa de obesidad que padece la población, especialmente niños y jóvenes, junto con las mejoras en el diagnóstico bioquímico y molecular, están cambiando los perfiles clásicos de los pacientes con diabetes. Así, cada vez es más frecuente encontrar diabetes tipo 2 en jóvenes obesos, incluso en niños. Por el contrario, la diabetes tipo 1 se puede diagnosticar en personas más mayores, muchas veces clasificados inicialmente como diabéticos tipo 2, en los que la ausencia de obesidad y sobre todo la necesidad de utilizar precozmente la insulina, al poco tiempo de iniciarse la enfermedad, permite replantear el diagnóstico que puede confirmarse con determinaciones de autoinmunidad frente a la célula pancreática o con la medición de reserva de insulina.
En algunos casos de diabetes, las diferencias entre diabetes1 y diabetes2 no siempre están claras e incluso en, ciertos pacientes, procesos patogénicos comunes podrían interactuar simultáneamente.  El término «doble diabetes», recoge esta nueva definición de diabetes, en donde confluyen marcadores típicos de diabetes1 y diabetes2 de manera simultánea y hace referencia a personas con una atípica forma de diabetes. Afecta a niños y adultos jóvenes que muestran obesidad y resistencia a la insulina junto con una historia familiar de diabetes2, pero presentan además positividad de los marcadores de autoinmunidad contra las células beta y tendencia a presentar cetosis (aumento de acetona en sangre), típicas de la diabetes tipo 1.
A esta particular forma de diabetes se le ha denominado “doble” diabetes, y su prevalencia parece ir en aumento. Se ha planeado la hipótesis de que la diabetes tipo 1 se presente en personas obesas (teniendo en cuenta la alta incidencia de obesidad) pero también la posibilidad de que la obesidad produzca un fenómeno inflamatorio que se manifiesta con hiperglucemia en personas predispuestas a presentar una diabetes 1.
Lo cierto es –señala Carlos Ferrer- que en este momento es difícil reconocer si la «doble diabetes» es realmente una forma emergente de diabetes o si simplemente refleja el progresivo incremento de la obesidad en nuestra población. Deben realizarse estudios para conocer la evolución de estos pacientes y el efecto de los diferentes tratamientos. Mientras tanto, debemos insistir en promocionar cambios saludables en el estilo de vida que frenen la pandemia de obesidad y diabetes tipo 2.
Sobre la diabetes. Diabetes mellitus tipo 1, tipo 2 y «doble diabetes»
La diabetes mellitus (DM) es un grupo de enfermedades que se manifiestan por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Las consecuencias de esta elevación crónica de la glucemia son las complicaciones vasculares que dañan diversos órganos: los ojos, los riñones, el corazón, el cerebro, los nervios, etc., y que deterioran la vida de la persona que padece diabetes pudiendo ocasionar incluso la muerte.
Los dos tipos más frecuentes de diabetes son la tipo 1 (DM1) y la tipo 2 (DM2).
Clásicamente se ha definido a la DM1 como una enfermedad autoinmune, que produce una ausencia de insulina y que afecta sobre todo a niños y jóvenes, que necesitarán de múltiples inyecciones de insulina subcutánea. La DM2 es mucho más frecuente y suele afectar a personas más mayores. En los últimos 25 años se ha producido un gran incremento de DM2 en relación con la alarmante epidemia de obesidad que afecta a los países desarrollados y en vías de desarrollo. La DM2 puede tratarse inicialmente con dieta, actividad física y fármacos orales e inyectables que disminuyan la resistencia a la insulina y mejoren la secreción de esta hormona.
Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *