El General imparte las técnicas anestésicas más eficaces en cirugía torácica

  • Expertos de ámbito nacional e internacional evalúan los métodos  de manejo de vía aérea y ventilación más seguros y las técnicas anestésicas de mayor éxito
  • Se han presentado los resultados de una encuesta nacional realizada por SEDAR, Sociedad Española de Anestesia y Reanimación, que refleja los métodos y dispositivos más empleados en nuestro país
El Hospital General Universitario de Valencia reúne el 28 y 29 de noviembre a más de medio centenar de especialistas entre anestesiólogos, cirujanos torácicos, neumólogos, fisioterapeutas y enfermeros que asisten a la I Jornadas Prácticas de Simulación en Manejo de Vía Aérea en Cirugía Torácica.
Las jornadas han sido inauguradas esta mañana por el decano de la Facultad de Medicina, Federico Pallardó y el subdirector general de Actividad Asistencial de la Consellería de Sanitat, Juan Beltrán.
De entre los expertos internacionales que han participado, destacan las intervenciones de los profesores Edmond Cohen del Hospital Mount Sinai de Nueva York y de Marcelo Gama de Abreu, Presidente del Comité de Respiratorio de la Sociedad Europea de Anestesiología.
En las sesiones se ha abordado todas las peculiaridades del manejo de la vía aérea, los métodos de ventilación más seguros y los métodos analgésicos más eficaces en cirugía torácica.
El abordaje teórico-práctico se ha hecho mediante mesas de debate y discusión acompañadas de talleres prácticos, donde los ponentes y alumnos han utilizado métodos de simulación y trabajo sobre maniquí y sobre animales para profundizar en las técnicas.
Asimismo se ha puesto de manifiesto como los nuevos videolaringoscopios, fibroscopios, bloqueadores bronquiales, tubos de doble luz con cámara óptica, mascarillas laríngeas, guías para intubación, intercambiadores de tubos y sistema de extubación por etapas permiten un abordaje más seguro de la vía aérea en pacientes sometidos a cirugía torácica.
“La forma de abordar el manejo de la vía aérea representa un reto anestesiológico de primera magnitud en el quehacer diario de esta especialidad ya que la dificultad en la intubación supone la mayor causa de mortalidad perioperatoria relacionada con la anestesia”, afirma Manuel Granell, jefe de sección de Anestesiología del Hospital General y director de las jornadas. “La incidencia de vía aérea difícil perioperatoria es relativamente frecuente, hasta en el 2% de la población general no se visualiza la glotis para intubar.”
Se han analizado los sistemas de aislamiento pulmonar, tan decisivos en este tipo de cirugía, mediante la utilización de bloqueadores pulmonares introducidos hasta uno de los bronquios principales y también mediante tubos de doble luz endobronquiales (TDL) que se introducen hasta el bronquio con una cámara digital en el extremo traqueal del TDL (Viva Sight DL) o mediante fibrobroncoscopio.
Por otra parte, se han simulado situaciones de vía aérea difícil en las que había que intubar mediante diferentes dispositivos y se han utilizado herramientas como las guías de intubación, videolaringoscopios sin canal y con canal para el tubo, fibroscopios, laringoscopio retromolar, mascarillas laríngeas útiles para la intubación guiada, entre otros.
Se han practicado métodos de analgesia regional como la epidural torácica sobre maniquí artificial específico y bloqueo paravertebral aplicado a un modelo de animal parecido a la anatomía humana.
Este es un curso de capacitación específica en manejo de la vía aérea acreditado por la Universidad de Valencia, el Ministerio de Sanidad y Consellería de Sanitat.
Resultados de la encuesta SEDAR
La sección cardiotorácica de SEDAR, Sociedad Española de Anestesia y Reanimación, ha realizado una encuesta en el último año a un total de 63 especialistas de anestesiología de 36 hospitales, en su mayoría públicos y universitarios, donde se realiza cirugía torácica que representan el 74% del total de centros españoles donde se realiza.
De la encuesta se desprende que el perfil mayoritario de estos especialistas es un médico adjunto (80,9%), con una edad de 41 años, que trabajan en hospitales dónde se realiza entre 2 a 5 sesiones de cirugía torácica a la semana (52,3%).
En su práctica anestesiológica cabe destacar que la mayoría no utiliza medidas específicas de prevención del broncoespasmo (63,7%), siendo en caso necesario la más utilizada la lidocaína intravenosa o traqueal (18,8%). Para el aislamiento pulmonar casi todos han utilizado tubo de doble luz sin espolón (74,6%) y bloqueador bronquial (50,7%). El fibroscopio se emplea de modo habitual cuando se usan los tubos de doble luz y siempre que se insertan bloqueadores bronquiales.
La modalidad de ventilación pulmonar más habitual suele ser la ventilación controlada por volumen (VCV) o por presión (VCP), según el tipo de paciente (55,5%).
En la cirugía de extirpación de parte o todo el pulmón el método analgésico preferido es el epidural torácico (84,1%), seguido del paravertebral (55,5%). La gran mayoría (90,5%) prefiere retirar el tubo al paciente en el mismo quirófano, si no ha habido incidencias importantes, porque esta pauta disminuye las complicaciones respiratorias posteriores. El postoperatorio de estos pacientes se realiza sobre todo en áreas dependientes de anestesiología, tales como Reanimación o Unidad de Críticos (61,9%), URPA 24 horas (9,5%) o Cuidados Intermedios (1,5%).
Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *