El Hospital General y SEPAR organizan una marcha con pacientes de EPOC

  • El objetivo de esta actividad es mostrar a los pacientes que un paseo diario está al alcance de todos y beneficia su calidad de vida
  • Un 32% de los pacientes con EPOC no realiza actividad física a pesar de saber que está asociada con una mejora de la calidad de vida y un enlentecimiento de la progresión de la enfermedad
  • El gasto energético en 1.000 kilocalorías por semana reduce el riesgo de mortalidad en un 20%
Con motivo del Día Mundial de la EPOC que se celebra el 20 de noviembre, el Hospital General Universitario de Valencia participa en la campaña Dale Marcha a la EPOC que impulsa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) para sensibilizar a los pacientes de EPOC y sus cuidadores de la importancia de la actividad física, primera medida no farmacológica para hacer frente a su enfermedad. Esta actividad se realiza de forma conjunta en nueve hospitales de toda España.
El Servicio de Neumología del hospital ha convocado a sus pacientes y cuidadores para celebrar juntos el Día Mundial de la EPOC con un paseo de una hora al aire por el centro de la ciudad para concienciarles de que un simple paseo diario ya es una actividad física suficiente, fácil y económica para mejorar su estado general.
“Hemos querido realizar una actividad fuera del entorno habitual de las consultas y el hospital y una actividad práctica que nos permite enseñarles que sin romper sus costumbres ni hacer grandes esfuerzos pueden incorporar el ejercicio a su vida diaria y en la medida de sus posibilidades“, explica Estrella Fernández jefa del Área clínica de Torax de Hospital General de Valencia.
Asimismo, neumólogos y enfermeros del General han realizado espirometrías, para medir la capacidad pulmonar, a todos aquellos fumadores que se han acercado a la mesa que con motivo del día mundial de la EPOC se ha dispuesto en los jardines del hospital con la colaboración de la Sociedad Valenciana de Neumología.
Los pacientes con EPOC, en general, muestran una clara tendencia al sedentarismo debido a la obstrucción bronquial que presentan, a la repercusión sistémica de la EPOC o a las enfermedades consecuencia de esta.  A pesar de las recomendaciones de los profesionales que los atienden, un 32 % de los pacientes con EPOC no realiza ninguna actividad física, un 40% realiza ejercicio moderado y solo un 30% realiza un ejercicio acorde a sus necesidades según determinó un estudio realizado en hospitales de toda la Comunidad Valenciana.
La escasa actividad física conlleva un deterioro más rápido de su salud respiratoria y de su calidad de vida, con más obstrucción bronquial y disnea. Numerosos estudios demuestran que los pacientes físicamente activos presentan un enlentecimiento de la perdida de la función pulmonar y que el gasto energético de 1000 kilocalorías por semana reduce el riesgo de mortalidad en un 20%.
“Está demostrado que los pacientes que sufren de EPOC pueden lograr una mejor calidad de vida realizando una actividad física y el ejercicio regular, consistente en un simple paseo diario, subir las escaleras de casa o hacer algo de bicicleta. Estas actividades están al alcance de la inmensa mayoría de pacientes”, explica el Dr. Salvador Díaz Lobato, coordinador del Área de SeparPacientes de  SEPAR.
El estudio realizado en la Comunidad Valenciana evaluó los hábitos de actividad física en la vida cotidiana de los pacientes con EPOC estable fuera de programas de rehabilitación respiratoria.
Teniendo en cuenta que el gasto semanal de energía recomendado para la salud debe ser al menos de 1050-2800 kilocalorías, el estudio mostró que un 32,6% de los pacientes consumían menos de 1.000 kilocalorías por semana, un 38,6% gastaban entre 1.000 y 3.000, y el restante 28,8% gastaba más de 3.000 kilocalorías por semana.
EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es un trastorno pulmonar que se caracteriza por la existencia de una obstrucción de las vías aéreas causada principalmente por el tabaquismo. Produce una disminución de la capacidad respiratoria que suele avanzar progresivamente y no ser reversible. Para detectar la enfermedad basta con medir la eficiencia y capacidad pulmonar mediante una espirometría.
Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *