El centro de especialidades de Juan Llorens mejora su servicio a los niños hiperactivos

Carmen Millán y Mari Llopis
  • Se ha incorporado una pediatra experta en niños con hiperactividad que cuenta con el apoyo de una psicopedagoga
  • En la primera visita se hace una valoración completa con entrevista a los padres y al niño y exploración física
El centro de especialidades de Juan Llorens ha mejorado su cartera de servicios con la incorporación de una pediatra experta en niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
En el departamento Valencia-Hospital General ya se inició esta experiencia con un proyecto piloto para la población de Torrente. Y tras el buen resultado obtenido, se ha querido ampliar el radio de actuación a la ciudad de Valencia.
“En abril de 2009 pusimos en marcha esta figura de enlace entre atención primaria y la consulta hospitalaria porque estábamos convencidos del beneficio que supone para estos niños contar con un profesional médico con experiencia y manejo de esta patología en su centro de salud”, señala Empar Lurbe, jefa del servicio de Pediatría.
Como datos más relevantes destaca que de los más de 335 niños remitidos con sospecha de TDAH, tan solo un 11 por cien requirieron asistencia especializada –el 7,4 por cien para evaluación en consultas externa de Neuropediatría y el 3,5 por cien para seguimiento en la Unidad de Salud Mental Infantil–. Y que la demora media en Neuropediataría se ha reducido considerablemente, pasando de 110 días en 2008 a los 10 días que tiene actualmente.
Y esta experiencia que se inició en Torrente ahora se ha trasladado al centro de especialidades Juan Llorens con los cuestionarios y escalas diagnósticas que se confeccionaron para protocolizar la asistencia y hacer una valoración completa en la primera visita, en la que se realiza una entrevista con los padres y el niño, así como una exploración física.
Con todo ello se ha conseguido un adecuado manejo de esta patología que durante los últimos años ha incrementado el número de propuestas de asistencia para descartar un trastorno de este tipo.
Carmen Millán, pediatra de atención primaria, explica que en los casos en que se descarta esta patología por no cumplir los criterios clínicos ni neuropsicológicos, se ofrece a los padres la posibilidad de una nueva valoración si persiste la sospecha o se derivan al especialista si se sospecha de otro tipo de trastorno. “Y si se confirma un TDAH, hay dos vías dependiendo de las necesidades del paciente: la primera es que se le haga el tratamiento y seguimiento ambulatorio y la segunda es que se derive al especialista en Neuropediatría o a la consulta de Salud Mental Infantil en aquellos casos en los que se detecte cormobilidad neurológica o psiquiátrica”.
Con este recurso extrahospitalario no solo se ha conseguido una mayor satisfacción del paciente y de sus familiares por la cercanía y la accesibilidad a la consulta ante imprevistos, sino también una mejor comunicación entre todos los profesionales implicados en el manejo de esta patología, lo que ha redundado en una reducción del tiempo de espera y una reducción de las exploraciones complementarias innecesarias.
TDAH
El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un trastorno del comportamiento que se caracteriza por la distracción moderada o grave que pueden estar acompañados o no de inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsividad.
Según las estimaciones, esta patología crónica afecta entre un 3 por cien y un 7 por cien a la población pediátrica. Por ello, es necesario desarrollar estrategias que potencien un diagnóstico precoz y un manejo temprano. Y esta ha sido la apuesta que han hecho tanto la dirección como los profesionales del departamento, que han ido más allá de la atención tradicional que se venía haciendo y han mejorado la cartera de servicio con el objetivo de lograr el correcto desarrollo del niño.
Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *