Un año de experiencia de la nueva consulta enfermera para pacientes oncológicos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • Se trata de una unidad multidisciplinar para posibilitar la atención integrativa oncológica.
  • Más de mil consultas en esta unidad han contribuido para controlar los efectos adversos de los tratamientos.
  • El paciente y su familiar encuentran en los profesionales de esta consulta a un equipo de apoyo que le acompañará durante todo su proceso.

El Hospital General creó hace un año una Unidad Enfermera de Oncología Integrativa con el objetivo de ofrecer una atención específica al paciente crónico oncológico. Se trata de una unidad multidisciplinar en la que el paciente y su familia son atendidos de modo integral para facilitar el manejo de las posibles complicaciones que puedan surgir.

Actualmente muchos tipos de cáncer se comportan como una enfermedad crónica que comportan la aplicación de tratamientos quimioterápicos complejos y largos, lo que genera, en muchas ocasiones, la necesidad de apoyo e información –ha afirmado Carlos Camps, jefe del Servicio de Oncología Médica. Por está razón el equipo de Oncología Médica del Hospital General de Valencia se planteó ampliar la cartera de servicios con la creación de esta consulta desde la que se podía atender distinto tipo de demandas.

Los profesionales de la consulta se centran en el manejo y control de los síntomas, la prevención de complicaciones y el control de los efectos secundarios al proporcionar una atención integral. Este tipo de atención ayuda a mejorar la calidad de vida del paciente al tiempo que favorece la administración de medicación y la adherencia al tratamiento.

El paciente, que es atendido en esta consulta, llega derivado desde la propia consulta del oncólogo por inicio de tratamiento, por control sintomático, por motivos imprevistos o bien derivados de la consulta telefónica. En su primera visita se le hace una valoración por patrones funcionales, se le ofrece información del tratamiento que se le va a administrar y los posibles efectos adversos. Esta atención se acompaña de un cuestionario que completa al paciente durante cinco días, donde anota la presencia o no de nauseas o vómitos tanto para prevenir como para establecer una pauta medicamentosa ajustada tanto a las características del paciente como del tipo de tratamiento. Tras la valoración integral si se detectan necesidades específicas para derivar a otro profesional se abre al paciente la posibilidad de acudir al nutricionista, psicólogo o asociaciones de pacientes como opciones más frecuentes.

En este proceso de atención es fundamental –señala Elisa Holgado, enfermera de la consulta- el seguimiento, que hace el equipo de enfermera de la consulta, a través de llamada telefónica para resolver posibles dudas o complicaciones además de generar tranquilidad tanto al paciente como a sus familiares. En sucesivas visitas se va completando un cuestionario de control de síntomas y al tiempo que van ofreciendo al paciente distintas pautas de autocuidados se recoge información aspectos de calidad de vida percibida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde la creación de esta consulta, ya se han atendido más de 1000 consultas, de las que un 31% fueron primeras visitas, un 48% segundas y el resto fueron atención telefónica. De los informes recogidos de la consulta destacan los planes de cuidados individualizados que han contribuido a la mejora del proceso general de atención al paciente oncológico, según indica Teresa Fernández, enfermera-supervisora de Oncología. Así mismo se ha valorado muy positivamente la actuación preventiva ante signos o síntomas de alarma en complicaciones como las mucositis, toxicidad hematológica, diarreas y estreñimiento, toxicidad cutánea o flebitis entre otros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fundamentos para la creación de la consulta enfermera oncológica

En términos de evidencia científica destaca el documento Asco-Esmo consensus statement in quality cancer care publicado en Annals of Oncology en 2006, donde se señala que el tratamiento óptimo del cáncer debe procurarse a partir de la articulación del conocimiento médico experto por un equipo multidisciplinar, así como el del personal de enfermería y los trabajadores sociales. Esta modalidad multidisciplinar se considera como un estándar de calidad.

Por otra parte, se ha acreditado que el personal de enfermería puede recoger, de forma veraz, la toxicidad de los tratamientos y unos registros de calidad permiten mejorar la pauta medicamentosa para evitar los vómitos.

Comparte la noticia
Comments
  1. 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *