La Unidad de Ictus del General cumple doce años en los que se han atendido a 5.500 pacientes

Ictus1

  • La reducción de los tiempos, la aplicación de la trombolísis y los cuidados de la Unidad de Ictus ha permitido reducir la mortalidad un 22% y la dependencia funcional en un 35%
  • El Hospital General fue pionero en el protocolo Código Ictus y posteriormente se inició su aplicación progresiva para toda la Comunidad Valenciana

La Unidad de Ictus del Hospital General de Valencia acaba de cumplir doce años desde su creación, en los que se han atendido cerca de 5.500 pacientes, que representa más del 60% de los ictus atendidos en el departamento.

La mayor parte del 40% restantes que han recibido atención pre-hospitalaria y en urgencias a través del protocolo de emergencia del Código Ictus no cumplían los criterios para la activación del protocolo por llevar demasiadas horas de evolución con los síntomas. Por eso es tan importante ser atendido lo antes posible.

“La reducción de estos tiempos y la aplicación de un tratamiento tan específico como la trombolísis intravenosa inicialmente y ahora la terapia endovascular nos ha permitido reducir la mortalidad un 22%, así como la dependencia cognitiva y física que el daño cerebral produce tras el infarto. Además, estos resultados han tenido un impacto importante en la reducción de los tiempos de hospitalización y estancias hospitalarias”, destaca Amparo Romero, neuróloga y directora médica de Servicios Centrales.

La Unidad de Ictus puso en marcha diversos proyectos multidisciplinares, entre los que destaca el diseño e implementación del Código Ictus Intrahospitalario, que permite la atención inmediata del paciente cuando ya ha llegado al Servicio de Urgencias del hospital. Posteriormente se implementó el Código Ictus Extrahospitalario como protocolo de identificación, notificación y traslado urgente del paciente con ictus agudo en el departamento de salud.

Otro proyecto no menos importante fue una campaña de formación e información tanto a profesionales como a pacientes y familiares sobre el reconocimiento de los síntomas y signos que deben hacer pensar en un ictus y qué hacer ante ello, precisamente para difundir el mensaje: “Tiempo es cerebro” y la importancia de ser atendido lo antes posible en el hospital.

Otra pieza clave en la evolución de la Unidad de Ictus fue el desarrollo de un Laboratorio de Neurosonología, cuyo responsable es el actual coordinador de la Unidad de Ictus, José Miguel Pons, que señala que esta técnica ecográfica “permite diagnosticar precozmente, y a pie de cama del paciente, la situación circulatoria del cerebro y la arteria afectada en el momento del ictus agudo, lo que además de la comodidad para el paciente ha permitido un importante ahorro de pruebas de imagen más costosas”.

Pons añade que también es fundamental en el estudio etiológico del ictus y el manejo del tratamiento carotídeo, con el empleo de otros estudios como la reserva hemodinámica cerebral, el diagnóstico de vasoespamo cerebral, el estudio de Shunt D-I y el diagnóstico de muerte cerebral.

Por su parte, Romero, que fue coordinadora de la Unidad de Ictus hasta su nombramiento como directora, explica que la unidad atiende a pacientes “con una edad media de 70 años. La estancia media es de 3,9 días en las camas de la unidad y 7,4 días de estancia global en pacientes derivados a su domicilio. El tipo de ictus diagnosticado ha sido un 86% de ictus isquémicos y un 14% hemorrágicos. Este último, aunque no se beneficia de las terapias recanalizadoras, sí se beneficia de los cuidados de la Unidad de Ictus”.

Antecedentes
La Unidad de Ictus del Hospital General fue pionera en la Comunidad Valenciana, ya que inició su andadura en marzo de 2004 y rápidamente se apostó por plantear la extensión del Código Ictus a toda el área de referencia. Para ello, se trabajó en un estudio para reducir el tiempo de llegada de estos pacientes al hospital, conseguir un diagnóstico y tratamiento más precoz y potenciar la colaboración entre niveles –Atención Primaria, especialistas de los centros de salud y urgencias extra-hospitalarias–. Los resultados fueron muy satisfactorios, con una reducción de hasta 5 horas entre el inicio de los síntomas y el ingreso del paciente en la cama de la Unidad de Ictus.

 

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *