El departamento Valencia-Hospital General implantará un programa de ejercicio físico en sus centros de salud

Proyecto ACTIVA Paciente experto, director gerente y Carolina Mir

  • El proyecto ACTIVA se pondrá en marcha inicialmente en los centros de salud urbanos dependientes del departamento
  • El ejercicio físico, adaptado a la edad y enfermedades de los pacientes, retrasa la pérdida de memoria y mejorar el bienestar físico y psicológico
  • Miembros del equipo de atención primaria del centro de salud Fuensanta promueven una iniciativa de envejecimiento activo, basada en grupos de gimnasia liderados por pacientes expertos

El proyecto ACTIVA “Evaluación de la repercusión del ejercicio físico sobre el control de las patologías crónicas, la calidad de vida y el gasto sanitario” se implantará en los centros de salud urbanos del departamento Valencia-Hospital General con la intención de que se vaya extendiendo al resto de los centros que lo integran.

Este proyecto tiene como objetivo la formación de pacientes expertos en ejercicio físico, mediante la realización de un curso denominado “Enseñar a enseñar”, impartido por profesionales de la Actividad Física y el Deporte, que se desarrollará durante el mes de febrero de 2017.

Además, esta iniciativa ha sido reconocida con el premio Dr. Lopez Trigo por su marcado carácter social, al que se le ha concedido una dotación de 15.000 euros.

Los beneficios de la actividad física sobre el estado de salud en la población general están establecidos desde hace tiempo, también de una manera particular en las personas mayores, “de forma que aquellas que realizan ejercicio físico de forma regular tienen una mejor movilidad y un menor riesgo de mortalidad que las personas sedentarias de su misma edad. Todo esto se ve potenciado cuando se realiza el ejercicio físico en grupo gracias a la creación de apoyos sociales y a la identificación entre iguales”, señala Carolina Mir, médico de familia del centro de salud de Fuensanta y galardonada en esta modalidad del premio Dr. Lopez Trigo.

Así pues, el ejercicio físico, adaptado a la edad y enfermedades de los pacientes, es una de las herramientas eficaces para retrasar la progresión del anciano al estado de fragilidad, mejorar el bienestar psicológico y al mismo tiempo retrasar la pérdida de memoria, por lo que lograr que los pacientes mayores lo realicen de forma sistemática y correcta es esencial.

Según explica Mir, el proyecto ACTIVA pretende evaluar “las diferencias entre pacientes activos y sedentarios en variables clínicas, calidad de vida y gasto sanitario, así como el nivel de conocimiento adquiridos con la realización del curso y la repercusión en número de participantes e impacto en los distintos centros de salud integrados en el proyecto”.

Los participantes en esta iniciativa provienen de los centros de salud urbanos dependientes del Hospital General, y una vez se formen con este curso podrán monitorizar grupos de gimnasia para personas mayores en sus respectivas zonas básicas de salud.

El curso que se va a impartir constará de 10 sesiones, dos a la semana, de una duración aproximada de 60 a 75 minutos, con una parte inicial teórica y el resto práctica. Los ejercicios que se van a realizar son suaves y no requieren ninguna preparación física específica previa.

“Este proyecto que vamos a implantar en los próximos meses se basa en la experiencia que hemos llevado a cabo en el Centro de Salud Fuensanta, denominada ‘Bienestar en movimiento’ y que ha conseguido incluir a más de 100 personas mayores de 65 años en grupos de gimnasia liderados por un paciente experto en ejercicio físico, con resultados de mejora de la calidad de vida percibida por los pacientes integrados en los grupos de gimnasia y reducción del gasto en fármacos crónicos analgésicos y psicofármacos”, concluye Mir.

La iniciativa ‘Bienestar en movimiento’ fue reconocida con el primer accésit del Premio NAOS 2015 en el ámbito sanitario.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *