Cristian Marco y Yésica Ruiz ganan los dos primeros premios en un concurso nacional de conocimientos sobre disfagia

Unidad de Endocrinologia y Nutricion HGUV
Cristian Marco Alacid, residente de la Unidad de Endocrinología y Nutrición, y Yésica Ruiz Berjaga, dietista-nutricionista, han obtenido, respectivamente, el primer y segundo premio en un concurso nacional en el que se evaluaban conocimientos sobre disfagia.

En este concurso han participado, por vía telemática, más de 100 profesionales sanitarios del ámbito nacional relacionados con el tema (fundamentalmente médicos, enfermeras y dietistas) y las dos máximas puntuaciones las han obtenido estos dos profesionales del Hospital General de Valencia.

Los premios han consistido en una beca de asistencia y desplazamiento al 7º Congreso Mundial de Disfagia, que organiza la Sociedad Europea de Disfagia, y que este año se celebra en Barcelona.

Disfagia
La disfagia es la percepción de dificultad para el transporte de los alimentos desde la boca hasta el estómago. El acto de la deglución consta de 4 fases: fase oral preparatoria, fase oral de transporte, fase faríngea y fase esofágica. Cuando está alterada la fase oral y/o faríngea se la denomina disfagia orofaríngea.

La disfagia orofaríngea funcional es un trastorno de la motilidad orofaríngea que afecta a la propulsión del bolo, a la reconfiguración orofaríngea durante la deglución o a la apertura del esfínter esofágico superior (EES).

La prevalencia de la disfagia orofaríngea funcional en pacientes con enfermedades neurológicas es muy elevada: afecta a más del 30% de pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular; al 52-82% con Parkinson; al 60% de pacientes con esclerosis lateral amiotrófica; al 40% de pacientes con miastenia gravis; al 44% de pacientes con esclerosis múltiple, y hasta al 84% de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Además, la disfagia es un síndrome geriátrico con una prevalencia del 56-78% en los ancianos institucionalizados, y hasta del 44% en los ancianos ingresados en un hospital general.

La detección y diagnóstico de esta alteración puede mejorar el estado nutricional de estos pacientes y prevenir aspiraciones que compliquen, a veces de forma determinante, la evolución de los mismos.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *