El Hospital General de València se suma al Día Mundial del Sueño

Hemodialisis HGUV

  • Desde que se creó el grupo de trabajo del programa SueñOn se han mantenido 11 reuniones, en las que también se han implicado a las asociaciones de pacientes

Hoy es el Día Mundial del Sueño, promovido por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, que se celebra bajo el lema “Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida”.

Con este día se intenta concienciar a la sociedad, tanto a las personas sanas como a las enfermas, sobre los trastornos del sueño, así como promover la prevención, la educación y una mejor comprensión de un trastorno que afecta a salud y la calidad de vida del 45% de la población.

Desde hace un año el departamento València-Hospital General empezó a implantar progresivamente en sus servicios el programa “SueñOn”, una iniciativa impulsada por la Unidad de Investigación en Cuidados de Salud, del Instituto Carlos III de Madrid, para mejorar el sueño de los pacientes hospitalizados.

Desde que se creó el grupo de trabajo del programa SueñOn se han mantenido 11 reuniones, a las que recientemente también se han implicado a las asociaciones de pacientes.

La campaña SueñOn intenta que desde las 24 horas hasta las 6 horas, denominadas “horas mágicas”, se respete al máximo el descanso de los pacientes, apagando luces, reduciendo al máximo el ruido ambiental, utilizando una linterna de luz amarilla para no encender las luces cuando se hace el control de la medicación o la toma de constantes. Todo ello para mantener el adecuado ciclo vigilia-sueño.

Además de las medidas en iluminación, minimización de ruidos y comodidades, SueñOn contempla también el bienestar emocional de los pacientes en cuanto a los posibles miedos, estrés, dolor y ansiedad que experimentan los enfermos y por otro lado, diseña una organización del trabajo que minimice los factores de alteración del sueño.

En general, todos los estudios ahondan en la necesidad de conseguir una buena sincronización entre luz y oscuridad, y día y noche; es decir, que se consiga que el día sea luminoso y la noche oscura y tranquila. Las rutinas y el trabajo de los turnos de noche a veces no facilitan que los pacientes duerman sin interrupciones, pero todavía hay margen de mejora con pequeños gestos que son de fácil implantación y muy útiles.

Se trata de medidas multidisciplinares, en las que enfermeras/os y demás profesionales deben comprometerse a tener en cuenta las preferencias de descanso de sus pacientes y a leer y mantenerse al día sobre los beneficios del reposo en sujetos hospitalizados. La colaboración también se extiende a los afectados, de tal modo que aquéllos que compartan habitación y sus familiares deben ser conscientes de que hay que respetar el sueño ajeno.

De esta forma se convierten estas medidas en hábitos de cuidado de los pacientes. Además, se consigue un impacto positivo en la calidad de vida de los hospitalizados, minimizando los efectos secundarios de la falta de descanso y colaborando para que se produzcan cambios duraderos.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *