El servicio de Urgencias del Hospital General de València renueva sus equipos de monitorización

  • Se han adquirido 22 monitores, una central de monitorización y 2 respiradores
  • Esta modernización de los equipos ha requerido una inversión de 172.000 euros

El servicio de Urgencias del Hospital General de València ha renovado todos los monitores del área de pacientes complejos, que abarca observación y críticos, y que cuenta con 16 camas. Para ello, se han incorporado 16 monitores de última generación y un control de monitorización.

Además, se han adquirido 2 monitores con módulo de transporte para facilitar la movilidad de aquellos pacientes que precisan ir monitorizados mientras se les realiza las pruebas necesarias para su diagnóstico y tratamiento y 4 monitores portátiles para la toma de constantes vitales.

Todo ello, más la incorporación de 2 respiradores artificiales para tratar pacientes con fallos respiratorios o insuficiencia respiratoria aguda, han requerido una inversión total de 172.000 euros.

Ricardo Rubini, jefe del servicio de Urgencias, ha destacado que la renovación de estos equipos “redundará en una atención de mayor calidad, sobre todo al paciente complejo, así como en el trabajo que los profesionales desempeñan, ya que la monitorización de las constantes vitales es un factor clave en el estricto seguimiento del paciente crítico”.

El servicio de Urgencias también se ha dotado de un tubo neumático, diferenciado del de la red general del hospital, que conecta las consultas de enfermería con el servicio de Análisis Clínicos. El transporte de las muestra de sangre a través de este sistema de línea directa reduce el tiempo de respuesta de los laboratorios, lo que repercute en una mayor rapidez para recibir los resultados y en su aplicación terapéutica.

Reordenación de las Urgencias
En 2017 se aprobó el plan funcional del servicio, que presentaba varias mejoras. Una de ellas era la renovación de los equipos tecnológicos y otra era la reorganización de la estructura interna.

De este modo, se amplió la plantilla y se organizaron y protocolarizaron las urgencias en:

  • Área 1: triaje y consulta básica: triaje multidisciplinar.
  • Área 2: intermedios, consultas de enfermería y sala de tratamientos.
  • Área 3: Paciente complejo. Observación y críticos
  • Área 4: Traumatología.

Estos cambios, a los que se ha sumado el área de Observación B, que dispone de 10 puestos para descongestionar las Urgencias cuando hay pacientes pendientes de cama, ha supuesto que se reconozca al hospital como uno de los centros que ha atendido a más pacientes en el menor tiempo y que mejor ha gestionado la presión asistencial que se produjo durante la época de gripe el pasado invierno.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *