El Hospital General de València pone en marcha la consulta de enfermería de hemodiálisis

  • La consulta está coordinada con la del nefrólogo para ofrecer mayor apoyo y asesoramiento, disminuir la ansiedad del paciente e incrementar su calidad de vida

  • Favorece el trabajo en equipo, un mayor contacto con el cuidador principal y se mejora también la adherencia a la dieta

València (24.05.18). El servicio de Nefrología del Hospital General de València ha puesto en marcha una consulta de enfermería de hemodiálisis, liderada por enfermeros que trabajan conjuntamente con los facultativos para mejorar la información acerca de la nutrición, dieta, autocuidado y la adherencia al tratamiento del paciente renal.

Hasta ahora el paciente disponía de la consulta con el nefrólogo y la intervención del personal de enfermería se limitaba a los cuidados durante el proceso de diálisis. Con esta consulta específica cada enfermero se responsabiliza de algunos pacientes, los acompaña durante todo el proceso y es un interlocutor más cercano para estos temas.

Este vínculo de confianza más estrecho propicia una información más fluida a la hora de resolver dudas y facilita la formación para que el paciente sepa cómo cuidarse, adopte las medidas preventivas necesarias, detecte los síntomas y tome la medicación de forma adecuada.

Según Tono Galán, jefe del servicio de Nefrología, “hay una transformación del modelo clásico asistencial, queremos trabajar en equipo con la enfermería de forma que esta adquiera un papel más relevante en la educación que damos a nuestros pacientes y en la prevención de complicaciones porque con ello contribuye a que el paciente viva con menos ansiedad la enfermedad y tenga una mayor adherencia al tratamiento”.

Por otra parte, este trabajo multidisciplinar pretende mejorar la seguridad del paciente. Que entienda mejor los consejos dietéticos y esté motivado en su autocuidado contribuye a un menor riesgo de complicaciones en la enfermedad renal crónica. “Además, se abordan aspectos como el cuidado de la fístula, del catéter, evitar movimientos durante la diálisis que ocasionan extravasaciones o caídas al finalizar la diálisis”, añade Galán.

Julián González, supervisor del servicio, añade que con esta consulta de enfermería se favorece el trabajo en equipo, un mayor contacto con el cuidador principal y se mejora también la adherencia a la dieta, porque la insuficiencia renal avanzada puede ir acompañada de síntomas como falta de apetito, anemia, debilidad muscular o cansancio.

“La dieta varía según el estadío y el tipo de tratamiento. Por ello, los responsables de esta consulta de hemodiálisis hemos recibido formación de la unidad de Endocrinología y Nutrición y de los facultativos del servicio de Nefrología para llevar a cabo las intervenciones nutricionales y las instrucciones de adherencia al tratamiento que repercutan en una mejor la calidad de vida del paciente”, destaca González.

Así pues, esta consulta está coordinada con la del nefrólogo para ofrecer mayor apoyo y asesoramiento a la hora de afrontar la hemodiálisis, disminuir la ansiedad del paciente e incrementar, a través de una formación individualizada, su calidad de vida.

Tomás Aparicio, director de Enfermería, hace hincapié en que “uno de los objetivos de esta dirección es potenciar la creación de las consultas de enfermería para fortalecer el abordaje personalizado, integral y el seguimiento de los pacientes. Darle todos los recursos necesarios al paciente para que sepa manejar su proceso en beneficio de su salud”.

Plan de acogida del paciente renal

Para mejorar la calidad asistencial de los pacientes que llegan al servicio por primera vez se ha creado un plan de acogida al paciente renal. En este primer contacto se realiza un recorrido por el servicio para que el paciente se familiarice con su organización y con sus instalaciones.

En la consulta de enfermería se hace una evaluación inicial del paciente y se le entrega el documento de acogida que inicia el tratamiento sustitutivo renal elaborado por el equipo, en el que se explica todo el proceso asistencial y se le presentan a los profesionales sanitarios que lo atenderán.

El documento de acogida de nefrología-diálisis abarca desde la explicación sobre qué es la insuficiencia renal crónica, los tipos de tratamiento sustititivo renal, los accesos vasculares y su cuidado, la medicación intradiálisis y los signos de alarma, entre otros aspectos.

Además, aporta una guía de alimentación y hace una explicación de la Escuela del paciente renal, de la que ya se han beneficiado más de 200 pacientes que han logrado adquirir hábitos de vida más saludables.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *