El Servicio de Nefrología refuerza la consulta de enfermería para el paciente con enfermedad renal crónica avanzada

Ana Mª Oltra y Vanesa Pardo

La creación de una consulta de enfermería especializada en enfermedad renal crónica avanzada (ERCA), dentro del Servicio de Nefrología del Hospital General de València, ha supuesto un mejor control y seguimiento del paciente renal.

La enfermedad renal crónica (ERC) tiene una elevada mortalidad, que se acentúa a medida que progresa la propia enfermedad, de tal manera que en su estadio avanzado (estadios cuatro-cinco) la mortalidad es hasta 20 veces mayor que en estadios precoces (estadio dos). Por tanto, la transición en el progreso de la ERC hasta el inicio del tratamiento sustitutivo de la función renal (TSFR) actúa como un canal del parto que hay que atravesar con todas sus complicaciones derivadas.

Esta consulta, puesta en marcha en noviembre de 2017, va dirigida a atender a los pacientes que se encuentran en el periodo de mayor riesgo de complicaciones de la ERC, y organiza el proceso de transición para obtener los mejores resultados posibles en salud.

Según afirma Antonio Galán, jefe del Servicio de Nefrología, la consulta ERCA del Hospital General, además de cubrir los mismos objetivos que en cualquier otro estadio de la ERC, asegura la preparación de los pacientes para el inicio, a tiempo y con suficiente antelación, del TSFR, y promueve los tratamientos domiciliarios, así como el autocuidado del paciente. “Por supuesto, también aborda el trasplante de vivo antes del inicio de diálisis y/o la inclusión en lista de espera de cadáver lo antes posible, si éste está indicado”, comenta Galán.

El papel de enfermería en las unidades de ERCA contribuye, como integrante del equipo multidisciplinar, al adecuado tratamiento del paciente renal, y su personal está en continua actualización.

Por otra parte, esta consulta garantiza la satisfacción del derecho que el paciente tiene por ley de recibir la información sobre su enfermedad y las distintas opciones de tratamiento, para poder decidir el que mejor se adapte a su estilo de vida, siempre que no exista contraindicaciones médicas. Asimismo, se debe valorar la posibilidad del trasplante de vivo como mejor opción en este estadio de la ERC (trasplante anticipado), y el tratamiento conservador. Es también esencial, favorecer la educación y activación del paciente, y facilitar la toma de decisión compartida para el TSFR.

El concepto de nuestra consulta ERCA, explica Galán, se debe entender desde una doble acepción; primero, como lugar donde la enfermera realiza prevención, promoción y rehabilitación de la salud a personas de una forma integral, con una participación activa del usuario, buscando el autocuidado y la independencia dentro de un abordaje multidisciplinar; y segundo, se debe incluir la acción de atender a la persona o familia en un espacio de tiempo determinado, en el que se solicitan sus servicios para la resolución de un problema de salud en el ámbito de sus competencias y funciones.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *