El CS Fuensanta incorpora la realidad virtual en los procedimientos dolorosos o molestos en la infancia

El Centro de Salud Fuensanta incorpora tecnología de realidad virtual en los procedimientos molestos o dolorosos en la infancia. Se trata de la utilización de un dispositivo de gafas de realidad virtual con videojuegos y películas que utilizan los niños y niñas en consulta durante las extracciones de sangre, vacunación, aplicación de puntos de sutura, curas dolorosas y otros procedimientos que suelen causar ansiedad o miedo en los más pequeños.

La iniciativa parte de los pediatras Javier Soriano Faura y María José San Miguel Muñoz y la enfermera de pediatría Inmaculada Tomás Saura.

La realidad virtual es una de las grandes tendencias en tecnología, capaz de cambiar la forma en que nos comunicamos e interactuamos con los videojuegos y las películas.

En la atención de salud y psicológica, la realidad virtual se ha utilizado para ayudar a las personas a superar las fobias y los trastornos de ansiedad. La llegada al mercado de productos más ligeros y económicos ha permitido que sea más fácil usar la realidad virtual en entornos de atención médica, desde capacitar a estudiantes de medicina y enfermería, hasta ayudar a las víctimas de accidentes cerebrovasculares a recuperar la función motriz.

Cada vez más investigadores y hospitales, comprueban que la realidad virtual reduce la ansiedad y la percepción del dolor durante procesos como cambios de vendaje, colocación de medicamentos intravenosos o administración epidural. También puede ayudar a los pacientes a relajarse antes o después de un procedimiento quirúrgico.

La realidad virtual ha llegado para quedarse, cuando se precisa la distracción y reducción del dolor en pacientes pediátricos. Permite distraer el miedo al dolor y el dolor mismo de los pacientes que deben someterse a tratamientos de cirugía menor, vacunas, toma de muestras de sangre para laboratorio o curas locales.

«El dolor requiere atención y la realidad virtual ayuda a redirigir esa atención entre los más pequeños y en la medida en la que esa atención es redirigida, se tiene una menor respuesta a las sensaciones de dolor», explican.

Con la realidad virtual la simple distracción está en juego porque el cerebro está tan ocupado procesando señales que le cuesta trabajo procesar otras señales, como el dolor. La incorporación de la innovación y tecnología no debe ser subestimada y es el momento de que sea el aliado de la atención a la infancia.

Fuente: María José San Miguel, Javier Soriano, Inmaculada Tomás
CS Fuensanta. Centro de salud IHAN.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *