La Policía Nacional y el departamento València-Hospital General colaboran para abordar la violencia filio parental

  • Se ha elaborado un material divulgativo que se repartirá en comisarías, colegios, centros de salud y servicios sociales
  • Cuando el niño tiene 2-3 años hay que comenzar a dar pautas de comportamiento para aumentar las habilidades parentales y evitar futuras situaciones de violencia

Hoy se ha presentado el programa de colaboración entre la Policía Nacional y pediatría del departamento València-Hospital General sobre violencia filio parental, que ha permitido elaborar un material divulgativo que condensa la información sobre la violencia que ejercen los menores sobre sus padres o familiares para hacerla llegar a la población.

El acto ha contado con la participación del jefe de la Comisaría Provincial de Valencia de la Policía Nacional, Ignacio del Olmo; el inspector jefe, Salustiano Ordoñez, y otros representantes de Participación Ciudadana de la Policía.

Por parte del Hospital General de València han participado el director gerente, Enrique Ortega, el director médico de Atención Primaria, Antonio Fornos, y el pediatra que ha impulsado las actuaciones sobre violencia filio parental en el departamento, Rafael Navarro.

Durante la inauguración se ha insistido en que es necesaria la labor desde varios ámbitos (educación, servicios sociales, sanidad, policía) para trabajar conjuntamente en un problema que requiere una acción multidisciplinar.

Enrique Ortega ha destacado que desde el ámbito sanitario “disponemos de una situación privilegiada para detectar factores y situaciones de violencia filio parental, pues el personal de pediatría tiene contacto periódico con los menores y sus padres, puede establecer un ambiente de confianza con las familias y, a partir de aquí, derivar a los afectados para que acudan a los recursos existentes”.

Por su parte, Antonio Fornos ha recordado que este departamento de salud ya fue pionero en elaborar un protocolo, que se hizo ante las situaciones de violencia familiar que se detectaban en las consultas y que actualmente es una herramienta de trabajo de los profesionales para poder detectar factores de riesgo y poner en marcha acciones de prevención.

El pediatra que ha impulsado esta iniciativa ha expuesto que la idea de colaboración con la Policía Nacional surgió “cuando en mi consulta se presentó la subinspectora de Participación Ciudadana de la comisaría de Abastos, Verónica Fernández, para ofrecer la posibilidad de organizar charlas y otras iniciativas para la prevención del ciberacoso y bulling en las aulas. Le comenté lo del protocolo que habíamos elaborado y le pareció muy interesante, así que ella promovió la posibilidad de hacer los trípticos. La idea es muy novedosa porque, que yo sepa, no hay nada en España de estas características”, explica Navarro.

Fruto de este trabajo de colaboración se ha elaborado el material divulgativo que condensa, de forma sencilla, la información sobre violencia filio parental y que se repartirá en las comisarías, colegios, centros de salud y servicios sociales.

Por parte de la Policía Nacional, se ha hecho hincapié en que este tipo de violencia ejercida por menores en el ámbito familiar se puede prevenir detectando factores de riesgo y actuando antes de que se produzcan las primeras situaciones violentas. Lo importante es empezar desde muy pequeños, a los 2-3 años de edad, que es cuando hay que comenzar a dar pautas de comportamiento para aumentar las habilidades parentales que permitan no llegar a estas situaciones.

Desde la Policía también se destacado que solo se denuncian el 10% de casos de los delitos de violencia filio parental y que los datos de los que se disponen responden a la punta de un iceberg porque se basan en las denuncias presentadas en juzgado.

Protocolo de actuación frente a la violencia filio-parental

El protocolo para la detección de factores de riesgo y casos de violencia filio parental del departamento València-Hospital General surgió cuando Rafael Navarro detectó que el ámbito sanitario no había protocolos, pautas de actuación o experiencias.

De este modo, revisó estudios y documentación de servicios sociales y de justicia juvenil y se puso en contacto con dos entidades: la Fundación Amigó y Fundación Diagrama.

El protocolo se presentó en junio de 2018 y desde entonces está disponible como herramienta de trabajo, pues da a conocer el problema, los factores de riesgo, los recursos existentes (públicos y privados) y los criterios para derivar.

 

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *