El General de València inicia un programa de control y prevención de segundas fracturas de cadera

  • El control se realiza en pacientes hospitalizados por fractura de cadera, que llevarán al alta recomendaciones específicas para evitar otra
  • Se estima reducir en un 30% las segundas fracturas, que representan más del 70% del gasto anual de las fracturas óseas por fragilidad

Los servicios de Reumatología y Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital General Universitario de València han iniciado un programa de control de pacientes ingresados por fractura de cadera con el objetivo poder prevenir posibles reingresos y futuras fracturas y mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Con este programa el hospital estima poder reducir en un 30% las segundas fracturas en este tipo de pacientes. En él han trabajado el servicio de Traumatología, donde se diagnostica a pacientes por fractura de cadera, en su mayoría personas mayores con osteoporosis, y el servicio de Reumatología, que realiza el seguimiento y control desde la hospitalización de cada paciente.

“El Hospital General de València cuenta semanalmente con alrededor de 15 pacientes ingresados por fractura de cadera en el servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica (COT), pacientes que son dados de alta con un tratamiento y posteriores citas en el servicio de Reumatología”, ha explicado el jefe del Servicio de Reumatología y Metabolismo Óseo del hospital, Javier Calvo.

Por ello, se hace indispensable tomar medidas preventivas ante la aparición de cualquier fractura osteoporótica, ya que esta primera fractura duplica el riesgo de aparición de otra fractura, que se produce en los 6-8 meses siguientes.

“Ante la aparición de una fractura osteoporótica, producida por un traumatismo de bajo impacto, hay que iniciar el tratamiento de la osteoporosis para reducir siguientes fracturas, de la misma forma que un paciente con un episodio de ictus o angina de pecho, siempre llevará tratamiento”, ha añadido Javier Calvo.

El programa incluye un protocolo por el que una enfermera de Reumatología visita diariamente a los pacientes ingresados por fractura de cadera, valora los factores de riesgo de osteoporosis y de fractura -aplicando el índice de FRAX con el que se evalúan posibles nuevas fracturas-, y ha explicado a pacientes y familiares las medidas higiénico sanitarias para mejorar la movilidad y la osteoporosis. Además, realizan un estudio analítico del metabolismo óseo desde el ingreso y con los resultados los pacientes inician el tratamiento más adecuado a su perfil.

Tras el alta de cada paciente, se le cita en la consulta de Reumatología, tratando de que sea el mismo día de la consulta con Traumatología para evitar desplazamientos y coordinar el tratamiento a seguir.

Con este programa, iniciado en marzo de 2019, se mejora la atención a pacientes y se pretende reducir segundas fracturas, si bien es fundamental adoptar medidas preventivas contra la Osteoporosis desde las fases iniciales a través de una adecuada alimentación, aporte de calcio y vitamina D, ejercicio físico y evitando caídas.

Cada 3 segundos se produce en el mundo una fractura causada por fragilidad ósea y el riesgo es muy superior en pacientes que han sufrido una fractura previa, entre 2 y 5 veces.

En España, en 2017 se produjeron 330.000 fracturas por fragilidad con un coste de 4.200 millones de euros, coste que pasará a 5.500 millones en 2030. El coste fundamental, recae sobre la fractura de cadera, con el 72% de los costes totales, según el ‘Manifiesto por la prevención de las fracturas ósea’, publicado en la por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Se calcula que, en España, las fracturas por fragilidad aumentarán un 30% en 2030, pasando de 330.000 en 2017 a 420.000 en 2030, con importante disminución de la calidad de vida y aumento de mortalidad.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *