El Proyecto Activa celebra su fin de curso en un acto en el que participaron 12 centros de salud del departamento València-Hospital General


Ayer se celebró el acto de final de curso del Proyecto Activa, que contó con la participación del director gerente del hospital, Enrique Ortega, el director médico de Atención Primaria (AP), Antonio Fornos, la directora de enfermería de AP, Rosa Ros, el subdirector médico de AP, José Luis Gonzálvez, y la coordinadora del centro de salud de Fuensanta, Carolina Mir, una de las principales impulsoras de este proyecto, que comenzó su andadura en 2017.

Desde que se iniciara este proyecto de envejecimiento activo, que empezó formando a 32 pacientes tutores, y que incluía a 250 personas que se integraron en los primeros grupos, los equipos de atención primaria de otros centros de salud empezaron a prescribir esta actividad a pacientes que lo necesitaban.

En 2018 se decidió extender este proyecto a los centros de salud de los pueblos (área metropolitana) del departamento, con la colaboración de los fisioterapeutas para la formación de los pacientes tutores. Como destacó Carolina Mir, impulsora del proyecto, “el resultado ha sido espectacular. Actualmente, el Proyecto Activa está implantado en todos los centros de salud de nuestro departamento, al que se han adherido alrededor de 500 personas… y no deja de crecer”. La Dra. Mir añadió que el proyecto se ha puesto también en marcha en CS de otros departamentos de salud.

El salón de actos se llenó de todos los grupos de gimnasia de los centros de salud de Alaquàs, Barrio de la Luz, Convento Jerusalén, Fuensanta, Gil y Morte, Guillén de Castro, Nápoles y Sicilia, Nou Moles, Paiporta y Picanya, Picassent, San Isidro, Torrent y Xirivella.

Durante el acto, cada grupo contó con unos minutos para exponer su experiencia particular y compartir, mediante vídeos y presentaciones, las actividades que están desarrollando. Además, se tuvo un reconocimiento especial a aquellas participantes que superaban los 80 años, a las que se les obsequió con un diploma acreditativo por su esfuerzo y ejemplo para la sociedad.

También se recordó que el proyecto Activa se ha abierto a otras iniciativas, como Activa Cultural, basada en la prescripción de actividad cultural a las personas mayores, a través de charlas culturales o visitas a los museos, que también aporta beneficios para la salud, fomenta de las relaciones sociales, evita el aislamiento y la soledad no deseada e incentiva el acceso a la cultura.

Tras una foto de familia cada vez más numerosa, los CS de Fuensanta y San Isidro se animaron a bailar sus coreografías en el patio del hospital y a hacer algunas de las tablas de ejercicio físico que han aprendido a lo largo de este curso.

En definitiva, el Proyecto Activa ha demostrado que, desde los CS, se pueden hacer muchas cosas que repercuten en un beneficio directo para los pacientes, más allá del abordaje terapéutico tradicional de las enfermedades, porque se ha comprobado que el ejercicio físico, adaptado a la edad y patologías de los pacientes, es una herramienta eficaz para retrasar la progresión de la fragilidad, mejorar el bienestar psicológico e incluso retrasar la pérdida de memoria.

Comparte la noticia
Comments
  1. 5 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *