La Comisión de Infecciones del Hospital General organiza una sesión informativa por el Día del Uso Prudente de Antibióticos

La Comisión de Infecciones del Hospital General de Valencia ha organizado una sesión informativa para conmemorar el Día Europeo del Uso Prudente de los Antibióticos, que está enmarcada en las recomendaciones del ECDC para concienciar sobre la importancia de las infecciones por microorganismos multirresistentes y cómo el uso adecuado de los antimicrobianos puede contribuir a su disminución.

La sesión ha estado presentada por Javier Marco, jefe del servicio de Calidad y Planificación, Concha Gimeno, jefa del servicio de Microbiología, y Miguel García Deltoro, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas.

Por parte del servicio de Microbiología, Mercedes Chanzá ha presentado datos microbiológicos sobre los porcentajes de resistencia a determinados antimicrobianos dependiendo de la bacteria. Se constata que hay un pequeño incremento en las infecciones producidas por Enterobacterias (Klebsiella pneumoniae) productoras de Betalactamasas de Espectro Extendido (BLEE), que hace que la bacteria sea resistente a cefalosporinas de tercera generación y un ligero aumento en la producción de carbapenemasas OXA -48, con ligera disminución de la sensibilidad a carbapenémicos. Tanto Pseudomonas aeruginosa como otras bacterias mantienen o mejoran los patrones de sensibilidad de años anteriores.

Se ha destacado el descenso de S.aureus resistente a Meticilina, que debido a las medidas de detección de portadores y las descolonizaciones y aislamientos ha descendido al 21%  (cifras muy por debajo de otros centros).

Por otra parte, Pilar Ortega, del servicio de Farmacia, ha analizado los consumos de antimicrobianos de 2018, así como la evolución de los indicadores de uso hospitalario de antimicrobianos basados en el consumo en los últimos años.

Ortega ha destacado que betalactámicos, quinolonas y macrólidos suponen el 80% de consumo en el hospital, con una tendencia descendente en el consumo general de los antibióticos, excepto para linezolid y las nuevas cefalosporinas con inhibidores de betalactamasas, aunque estas últimas suponen un consumo muy bajo con respecto a otros antibióticos activos frente a bacterias multirresistentes y habrá que esperar a ver su evolución en los próximos años, ya que son antibióticos de reciente comercialización. También ha destacado el pronunciado ascenso en 2018 del consumo de antifúngicos, principalmente equinocandinas y anfotericina B liposomal debido a los casos de candidemia por C.auris.

Más información: comisión de infecciones y política antibiótica.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *