Los pasadizos subterráneos del Hospital General de València se transforman en grandes lienzos artísticos

  • Este proyecto de humanización integra la vegetación y la madera para que el paciente disfrute de un entorno más natural durante sus traslados
  • Incluye un mural con seis grandes retratos de científicos que fueron fundamentales en el desarrollo de la medicina

Los más de 2.000 metros de longitud de pasadizos subterráneos que conectan los pabellones del Hospital General de València se están convirtiendo en espacios artísticos, gracias a la actuación de varios artistas que los están transformando en lienzos gigantes para hacer más agradable el tránsito de los pacientes por ellos.

Estas acciones se están llevando a cabo dentro del proyecto de humanización de espacios, en el que se ha querido apostar por el arte para decorar algunas dependencias hospitalarias, especialmente aquellas que se encuentran en lugares más sensibles, como los paritorios, o en zonas con menos luz natural o más obsoletos, como los túneles subterráneos.

El jefe del servicio de Calidad y Planificación, Javier Marco, ha explicado que esta propuesta de adecuación y renovación estética “la hemos abordado porque este pasillo de comunicación es una parte menos visible del hospital, pero no por eso menos frecuentada. Por ello, contactamos con los artistas plásticos, Héctor Lara y Jesús Pérez, para que nos propusieran un proyecto artístico de humanización de uno de los pasadizos”.

En este proyecto de reforma se ha llevado a cabo en un pasadizo que cuenta con 75 metros de longitud, donde se ha realizado un mural con grandes retratos de tres hombres y tres mujeres que fueron fundamentales en el desarrollo de la medicina.

Héctor Lara expone que estos retratos surgen “de una serie de módulos de madera machimbrada en los que hemos utilizado vegetación artificial para dar una sensación de calidez. También hemos incluido la vegetación artificial en los seis tragaluces dispuestos en forma lineal porque creímos que era buena idea llevar a cabo una serie de jardines verticales para que el paciente pudiese disfrutar de un entorno más natural durante sus traslados”.

En otra de las salas se ha hecho un mural a modo de trampantojo, que es únicamente legible desde un solo punto de vista. Y otro de los temas principales ha sido la utilización del color verde como hilo conductor en el proceso del proyecto de reforma ya que, según el análisis de la psicología del color, el verde produce tranquilidad, serenidad e incluso sosiego.

“Está comprobado que un espacio agradable o artístico contribuye a mejorar el estado de ánimo del paciente y que este puede influir, ya sea de modo positivo o negativo, en el tratamiento de la enfermedad”, ha añadido Lara.

El artista plástico también ha destacado que algunos sanitarios le han comentado que los pacientes que son trasladados por el túnel subterráneo llegan a la sala de operaciones más tranquilos, incluso que algunos de los familiares que los acompañan se paran para fotografiar las paredes y el techo, desconectándose, por unos segundos, de la situación que están viviendo.

Según Jesús Pérez, “nuestra misión como artistas era mejorar la estancia del paciente, tratar de que no tuviera la sensación de que se encontraba en un complejo hospitalario y también que el profesional sanitario pudiese desarrollar su trabajo de una forma más agradable y cómoda”.

Comparte la noticia
Comments
  1. 6 meses ago
  2. 6 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *