La Escuela del Paciente Renal del Hospital General de València ha sido premiada en los Premios Estrategia NAOS

  • Más de 500 pacientes se han beneficiado de los cursos y talleres ofrecidos en la Escuela del Paciente Renal
  • Focalizada en pacientes con enfermedad crónica avanzada, se ha abierto a pacientes con patologías más prevalentes, como la enfermedad renal diabética

Los XIII Premios Estrategia NAOS (edición 2019) han concedido el premio estrategia NAOS en el ámbito sanitario al proyecto “Escuela del Paciente Renal”, presentado por el servicio de Nefrología del Hospital General de València.

El Ministerio de Sanidad convoca estos premios para impulsar iniciativas para la prevención. De este modo, promueve la alimentación saludable y la práctica de la actividad física para invertir la tendencia de la prevalencia de la obesidad y también otras iniciativas de enfermedades no transmisibles derivadas, mediante el desarrollo de acciones o intervenciones en base a la evidencia científica.

La Escuela del Paciente Renal se creó en 2011 y fue una iniciativa pionera del servicio de Nefrología para complementar la labor asistencial. Durante estos nueve años de funcionamiento ya son más de 500 pacientes los que han se han beneficiado de los cursos y talleres ofrecidos.

La escuela nace como un proyecto de educación del paciente con enfermedad renal crónica para mejorar el autocuidado, enlentecer la progresión de la enfermedad y promover hábitos de vida saludables.

De este modo, a través de una intervención multidisciplinar de nefrólogos, residentes de nefrología, endocrinos, nutricionistas, enfermería, psicólogos, cirujanos, rehabilitación, trabajadoras sociales, vasculares y pacientes expertos se lleva a cabo un abordaje global de los problemas que presenta el paciente y su familia y, por tanto, mejora su calidad de vida.

A través de diferentes actividades, esta escuela fomenta el conocimiento y los autocuidados y esto mejora la adherencia a los tratamientos y el autocontrol de la enfermedad. En definitiva, se consigue pacientes formados e informados sobre su enfermedad, con estrategias para afrontarla y con capacidad para acompañar al clínico en la toma de decisiones.

Según explica Antonio Galán, jefe del servicio de Nefrología, hasta ahora la escuela estaba focalizada en la atención de pacientes con enfermedad crónica avanzada, “les ofrecíamos la información y les acompañábamos en la toma de decisiones acerca de las técnicas de tratamiento sustitutivo renal tratando de impulsar la diálisis domiciliaria”. Ahora se ha querido abrir a un grupo de pacientes más amplio, con patologías más prevalentes, como la enfermedad renal diabética, en distintas fases de la enfermedad, como el acompañamiento al paciente y su familia cuando deciden un tratamiento conservador.

“También estamos desarrollando un programa formativo para mejorar la nutrición del paciente con enfermedad renal. Los hábitos alimentarios y el conocimiento específico de aspectos nutricionales son difíciles para la población general. Por ello, en nuestros pacientes es fundamental tratar de detectar precozmente el desgaste energético-proteico para corregirlo”, añade Galán.

Respecto a la situación generada por la pandemia, Eva Carbajo, responsable de la Unidad de Psicología Clínica, explica que estos pacientes, que ya pueden tener cierta dificultad para adaptarse a una enfermedad crónica, pueden presentar niveles de ansiedad general y anticipatoria más elevados con la situación de pandemia actual, ya que tienen que acudir al hospital, evitar situaciones sociales, familiares, etc.

“La Escuela del Paciente Renal, que antes era presencial, ha conseguido adaptarse a esta nueva coyuntura que estamos viviendo para ayudarles a conectarse por teléfono, o través de videollamada grupal, y esto ha generado que sigan siendo conocedores de estrategias para afrontar su enfermedad y la propia pandemia”, señala Carbajo.

Comparte la noticia
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *