El Hospital General de València implanta un filtro venoso reabsorbible para evitar embolias pulmonares

  • Con este dispositivo bioabsorbible no se tiene que realizar una segunda intervención de retirada 

La unidad de Radiología Intervencionista del Hospital General de València ha llevado a cabo el primer procedimiento con filtro reabsorbible implantado en la vena cava para impedir que los trombos originados en las venas de las piernas y la pelvis pasen a los vasos pulmonares y produzcan una embolia pulmonar.

Los filtros de la vena cava ayudan a reducir el riesgo de la embolia u obstrucción pulmonar, gracias a que atrapan los grandes coágulos impidiéndoles llegar al corazón y a los pulmones.

Según Amalia Talens, jefa de la unidad de Radiología Intervencionista, “estos dispositivos se suelen implantar en la vena cava inferior y pueden ser permanentes o transitorios. Se utilizan en pacientes que no responden o que no pueden ser sometidos a terapias convencionales como los anticoagulantes”.

El filtro de la vena cava inferior, al atrapar y detener los trombos desde las venas de las piernas y/o pelvis, evita que se desprendan hacia el torrente sanguíneo y causen una embolia pulmonar, una situación muy grave que impide la oxigenación de la sangre y que puede llegar a ser mortal.

Hasta hace poco tiempo, los filtros de la vena cava se encontraban disponibles solamente para ser implantados de forma permanente. “Estos pueden dejarse permanentemente o ser retirados del vaso sanguíneo más tarde para evitar las complicaciones asociadas a la presencia de un cuerpo extraño en la luz vascular”, expone Talens.

La colocación de los filtros absorbibles es la misma que la de un filtro clásico temporal, así como la eficacia, pero aporta grandes ventajas a los pacientes, ya que no precisa de una segunda intervención para extraerlo, ni presenta otras complicaciones.

Se introduce en el cuerpo del paciente a través de un catéter y se queda fijado a la pared de la vena cava hasta que se reabsorbe. Está hecho de polidioxanona, el mismo material que se usa en suturas reabsorbibles (que se descompone en dióxido de carbono y agua) y permite monitorizar su posición mediante radiografías o TAC.

 “En principio, el filtro reabsorbible lo vamos a aplicar en aquellos pacientes que tengan alto riesgo trombótico de forma transitoria y con contraindicación de recibir tratamiento anticoagulante o en los que hay prevenir el tromboembolismo porque van a ser intervenidos, de forma temporal, ya que el nuevo dispositivo se reabsorbe”, añade Talens.

 

 

Comparte la noticia
Comments
  1. 1 año ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *