Rocío Puerta recibe el premio a la mejor publicación anual científico-médica de la Sociedad Valenciana de Medicina Física y Rehabilitación

Rocío Puerta y Juana Mª Elia

Rocío Puerta y Juana Mª Elia

Este mes ha tenido lugar el congreso anual de la Sociedad Valenciana de Medicina Física y Rehabilitación y, entre los premios que se conceden, el premio Profesor Carlos Caballé se otorga a la mejor publicación científico-médica realizada durante el año por algún miembro de la sociedad.

Este año el premio ha recaído en el trabajo titulado “Alteraciones posturográficas y oculomotoras en las primeras 24 horas tras un latigazo cervical”, publicado en la revista Rehabiltación y cuya primera autora es Rocío Puerta de Diego, facultativa del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital General de Valencia.

El objetivo del estudio ha sido evaluar las alteraciones del control postural, así como la presencia o ausencia de alteraciones oculomotoras en las fases agudas tras un latigazo cervical.

“Para ello, hicimos un estudio del control postural del paciente mediante una aplicación informática diseñada para la valoración funcional y la rehabilitación de patologías del equilibrio (sistema NedSVE/IBV) y también una valoración oculomotora en una muestra de 44 sujetos afectos de latigazo cervical en las primeras 24 horas tras el accidente”, explica la autora.

Para el estudio se empleó un posturógrafo desarrollado por el Instituto de Biomecánica de Valencia, y del que dispone el servicio de Rehabilitacion, que permite valorar y cuantificar de manera objetiva el control postural mediante el registro de centro de presiones durante el test de Romberg asociado a pruebas dinámicas basadas en el análisis de marcha y límites de estabilidad.

“Se trata de una prueba objetiva, eficaz y complementaria al diagnóstico clínico que proporciona datos cuantitativos acerca del control postural, de los diferentes sistemas sensoriales empleados, de la estrategia de movimiento utilizada y de la capacidad de control voluntario del desplazamiento del centro de gravedad”, añade Rocío Puerta.

Los datos del estudio confirman que la valoración posturográfica es una herramienta útil para valorar alteraciones del control postural desde las fases iniciales tras un latigazo cervical y que los pacientes en fase aguda presentan un peor control postural desde las primeras horas tras el accidente.

Juana Mª Elia, facultativa del servicio de Medicina Física y Rehabilitación del General, que también ha participado en este estudio, concreta que los resultados “evidencian que los pacientes con latigazo cervical tienen una mayor dependencia visual. Solo una minoría de los pacientes presenta alteraciones oculomotoras durante la exploración temprana”.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *