Nueve de cada 10 chicas que han cumplido la mayoría de edad o están a punto de hacerlo tienen puesta al menos una dosis de la vacuna contra el papiloma

  • La Comunitat Valenciana administró el año pasado 82.663 vacunas contra el VPH, un 27% más que en 2020
  • El virus puede favorecer el desarrollo de cáncer de cuello de útero y la forma más eficaz de prevenirlo es la vacuna

La mayoría de personas sexualmente activas tiene contacto con el virus del papiloma humano a lo largo de su vida. La infección es autolimitada en la mayoría de las ocasiones, pero en torno al 20% de los casos progresa a estadios de cáncer de cuello uterino. Por eso, cada 4 de marzo, Día Internacional de la Concienciación sobre esta enfermedad, las personas expertas recuerdan que la medida más efectiva para prevenirla es la vacunación.

La vacuna frente al papiloma se incluye en el calendario para niñas de 12 años, con pauta de dos dosis (tres si se inicia a partir de los 15 años). La vacuna se puede administrar a cualquier edad, a partir de los 9 años, en mujeres y varones.

Aunque lo idóneo sería completar la vacunación antes del inicio de las relaciones sexuales, con el fin de optimizar su eficacia, es recomendable la vacunación de rescate incluso si se han iniciado las mismas, o si se ha contraído o no el virus, según ha explicado Elena Montesinos, pediatra en el Hospital General de València.

Durante 2021 en la Comunitat Valenciana se administraron 82.663 vacunas contra el virus del papiloma humano (frente a las 65.243 de 2020, lo que representa un incremento del 27%), de acuerdo con los datos registrados el Sistema de Información Vacunal.

Este aumento evidencia la eficacia de las campañas de sensibilización desplegadas por Sanidad para mejorar las coberturas, junto al envío de mensajería por SMS o correo postal y la citación telefónica de las adolescentes desde los centros de atención primaria.

De esta forma, a día de hoy, casi todas las jóvenes de la Comunitat Valenciana que han cumplido la mayoría de edad o están a punto de hacerlo tienen al menos una dosis de la vacuna puesta (8/9 de cada 10, según la edad).

La Dirección General de Salud Pública y Adicciones, a través de los 16 Centros de Salud Pública, también desarrolla acciones específicas de promoción de la salud en colectivos de riesgo. A modo de ejemplo, según ha resaltado Isaura Navarro, secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, «los Centros de Información y Prevención del Sida de Castellón, Valencia y Alicante han intensificado la coordinación con colectivos LGTBI, personas con VIH y hombres que tienen sexo con hombres».

Por grupos, casi la mitad de las 82.663 dosis de vacunas administradas el año pasado se inocularon a niñas adolescentes (47%) y mujeres en tratamiento escisional (7%). Por géneros, el 85% de las dosis se administraron a mujeres.

La tasa de notificación de acontecimientos adversos en 2021 fue de 0,1 por cada 1.000 dosis administradas y la mayoría fueron leves (molestias en el lugar de administración de la vacuna, fiebre, cefalea)

Vías de transmisión y formas de prevención del VPH

«La principal vía de transmisión del virus del papiloma es sexual, aunque no es necesario tener relaciones con penetración para contraerlo, el sexo oral y el contacto piel con piel de la zona genital también son vías de contagio», ha explicado Juan Gilabert, jefe del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital General de València.

Para diagnosticar la infección, en el caso de las mujeres, se suele recurrir a la citología (que no diagnostica la infección, pero sí alteraciones celulares indicativas de ella) o a una prueba de detección específica en el cuello uterino. En cambio, por el momento, no hay ningún método diagnóstico efectivo para los hombres.

Una vez que se contrae, prosigue Gilabert, el virus puede permanecer latente durante muchos años sin causar ningún síntoma. En la mayoría de los casos, el sistema inmunitario lo elimina, pero hay un porcentaje de población que será portadora del virus sin saberlo y, si no adopta las medidas adecuadas, lo propagará. Por eso, la mejor forma de prevenir el contagio del virus del papiloma es la vacuna. También podría mejorar la prevención de la infección por papiloma la adopción de prácticas sexuales más seguras (uso de preservativo, relaciones estables, entre otras).

Hay que tener en cuenta además que, hasta la fecha, no existe ningún tratamiento efectivo para eliminar el virus del papiloma humano, aunque sí hay tratamientos para sus consecuencias (verrugas, condilomas, lesiones cervicales, etc.).

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *