El departamento València-Hospital General reactiva su proyecto de envejecimiento activo (ACTIVA)


Ayer se celebró la primera Jornada de Envejecimiento Activo (ACTIVA) del departamento València-Hospital General tras estos años de pandemia. El acto fue inaugurado por la directora general para la Atención de Personas Mayores de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mª José Pérez Magdalena, que destacó la importancia de la coordinación social y sanitaria y que esta coordinación se potencia desde Atención Primaria.

Mª José Pérez hizo hincapié en que este proyecto no consiste solo en hacer ejercicio, «se pone en valor la comunidad, el esfuerzo y la participación de los profesionales de este departamento y el compromiso de formar parte de un equipo, como es el equipo ACTIVA. Es toda una oportunidad de compartir, de salir de casa, de aportar y de crecer en el barrio y de hacer actividades saludables».

La jornada abordó tres aspectos fundamentales para las personas mayores: la alimentación, la importancia del ejercicio físico y el bienestar emocional.

De este modo, la jefa de sección de Dietética y Hostelería, Fina Irles, dio pautas sobre alimentación saludable, la fisioterapeuta del centro de salud de Guillem de Castro, Guadalupe Villegas, habló del papel preventivo del ejercicio físico y el enfermero especialista en Geriatría y coordinador de enfermería de la residencia la Molineta de Lares CV, Paco Barragán, abordó el cuidado del bienestar emocional.

La trabajadora social del centro de salud de San Isidro, Marina Ibáñez Caballero, clausuró el acto recordando que la pandemia ha supuesto un retroceso en la calidad de vida de las personas mayores y agradeció a la Dirección de Atención Primaria que se haya reactivado esta actividad tan necesaria en este momento en el que hay menos riesgos de contagios.

Proyecto ACTIVA

El Proyecto ACTIVA comenzó en febrero de 2017 como un proyecto piloto en el centro de salud de Fuensanta, al que se apuntaron un centenar de personas que participaban asiduamente en estas actividades físicas con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

ACTIVA se fue extendiendo hasta implantarse en los centros de salud urbanos del departamento, que lo acogieron con entusiasmo porque, además de disfrutar del ejercicio físico de forma grupal y ayudar a la sociabilización del mayor, se evalúa la repercusión del ejercicio en el control de las patologías crónicas que sufren estas personas, tal y como se pudo comprobar en las evaluaciones del programa.

En 2018 se decidió extender este proyecto a los centros de salud de los pueblos (área metropolitana) del departamento, con la colaboración de los fisioterapeutas para la formación de los pacientes tutores.

Esta iniciativa ha demostrado que desde los centros de salud se pueden hacer muchas cosas que repercuten en un beneficio directo para los pacientes, más allá del abordaje terapéutico tradicional de las enfermedades, porque se ha comprobado que el ejercicio físico, adaptado a la edad y patologías de los pacientes, es una herramienta eficaz para retrasar la progresión de la fragilidad, mejorar el bienestar psicológico e incluso retrasar la pérdida de memoria.

Comparte la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *