Parece que los informes de la Sindicatura de Cuentas sobre establecimientos sanitarios han inspirado noticias y declaraciones interesadas, sin contrastar datos ni otras interpretaciones y opiniones. Este ejercicio de alquimia busca la presunta culpabilidad de la consellera