Utilizar la arteria radial como punto de inserción del catéter para llegar hasta el cerebro disminuye las complicaciones vasculares respecto al acceso por la arteria femoral El paciente no necesita ingreso, ya que se pone una pulsera