El control se realiza en pacientes hospitalizados por fractura de cadera, que llevarán al alta recomendaciones específicas para evitar otra Se estima reducir en un 30% las segundas fracturas, que representan más del 70% del gasto anual