Hidratarse tiene que ser un hábito para toda la vida porque el agua es un elemento imprescindible en la dieta En las últimas décadas ha aumentado el consumo de bebidas con azúcar y, por tanto, de calorías