La reducción de los tiempos, la aplicación de la trombolísis y los cuidados de la Unidad de Ictus ha permitido reducir la mortalidad un 22% y la dependencia funcional en un 35% El Hospital General fue pionero