La consulta está coordinada con la del nefrólogo para ofrecer mayor apoyo y asesoramiento, disminuir la ansiedad del paciente e incrementar su calidad de vida Favorece el trabajo en equipo, un mayor contacto con el cuidador principal