Esta técnica, que utiliza el frío extremo, aporta grandes ventajas a los pacientes que tienen el tumor en ciertas zonas en las que es mejor no quemar el tejido La Unidad de Radiología Intervencionista del Hospital General