El desfibrilador implantable monitoriza el ritmo del corazón y cuando detecta un ritmo cardíaco anormal envía impulsos eléctricos para resincronizarlo Los nuevos dispositivos reducen la tasa de fracaso en terapia de resincronización cardíaca y detectan de forma