Cada 14 minutos se muere un paciente por ictus en España, según la Sociedad Española de Neurología. En los últimos se registra una tendencia a la baja en la mortalidad gracias a los trabajos de prevención,