Los pacientes pueden experimentar dolor durante las extracciones de sangre, los accesos intravenosos, las vacunaciones o las inyecciones y, además, el ambiente clínico puede ser desmotivador y producir en el niño sensaciones de desazón, melancolía y tristeza.