Hasta hace unos años el único tratamiento que existía para prevenir embolias en pacientes con fibrilación auricular era el SINTROM. Todos estos pacientes estaban controlados por Hematología, pero desde que han irrumpido los anticoagulantes de acción directa