Un nuevo stent obstaculiza que el flujo de sangre vaya hacia el aneurisma, al mismo tiempo que permite que la sangre circule por las arterias sanas El radiólogo no tiene que entrar en el saco aneurismático para