Las complicaciones por exceso de radiaciones solares pueden producir eritema con dolor y escozor a la palpación o al roce, quemaduras de II grado con flictenas y dolor, fotoenvejecimiento cutáneo precoz, aparición de lesiones precancerígenas y cancerígenas