El dolor debe ser abordado como una enfermedad en sí misma, desde su aspecto bio-psico-social hasta su repercusión en la calidad de vida La adquisición de hábitos y conocimientos permiten un mejor control del dolor Fundación Más