Entre sus funciones destaca la revisión de la idoneidad de los productos químicos que se utilizan en el centro para la limpieza. Un sistema de alternancia de uso en los productos evita la formación de resistencia