La parada cardiorrespiratoria (PCR) de un paciente ingresado es una de las situaciones más críticas que se pueden vivir en el hospital. Cada minuto cuenta y por eso se ha iniciado el programa de entrenamiento con la metodología